Charlie Montoyo da protagonismo a latinoamericanos en Reuniones Invernales

Dave Martínez (i), de los Nacionales de Washington, celebró la designación como máximo responsable técnico de los Azulejos de Charlie Montoyo. EFE/Archivo

Las Vegas (Nevada, EE.UU.), 10 dic (EFE).- El béisbol de las Grandes Ligas comenzó hoy en Las Vegas las tradicionales Reuniones Invernales y la presencia del nuevo piloto puertorriqueño, Charlie Montoyo, vuelve a dar protagonismo a los hispanos en el apartado de la dirección técnica y de gerencia.

Montoyo, de 53 años, que a partir de la próxima temporada será el piloto de los Azulejos de Toronto, será el cuarto boricua en la historia de las Grandes Ligas que llega al cargo de manera permanente y el duodécimo latinoamericano que lo consigue.

Su largo y exitoso historial en liga menor con los Rays, más su experiencia en eventos internacionales y en los últimos años como entrenador con el equipo grande de Tampa Bay, lo tienen bien preparado para el puesto de dirigente de los Azulejos, cargo que el veterano hombre de béisbol aceptó a finales de octubre.

Su designación como máximo responsable técnico de los Azulejos ha sido celebrada como parte del progreso que se ha logrado en cuanto a los latinoamericanos se refieren, lo cual incluye a tres pilotos puertorriqueños como son Montoyo, Dave Martínez (Nacionales de Washington) y Alex Cora (Medias Rojas de Boston, campeones reinantes de la Serie Mundial).

Ya tenemos tres, ¿verdad? Tres de 30″, comentó Cora acerca de la presencia puertorriqueña como pilotos de equipos. “Eso es grande, pero (estoy) contento por otras contrataciones. Mi cuñado Jesús Feliciano es coach de primera base de los Angelinos de Los Angeles. Alex Cintrón ahora es el entrenador de bateo de los Astros de Houston”.

Lo más importante para Cora es que por fin, dentro de las Grandes Ligas, se ha asumido que los hispanos tienen la capacidad para ser dirigentes.

“Estamos impactando. Eso es lo importante. Creo que la gente nos está viendo como capaces”, subrayó.

Por su parte, Rubén Amaro Jr., uno de los primeros gerentes generales latinos en la historia de Grandes Ligas con los Filis de Filadelfia del 2008 al 2015, ve con buenos ojos el auge de los latinoamericanos en puestos de importancia en el béisbol.

“Está avanzando”, destacó Amaro hijo, de ascendencia mexicana y cubana. “Para mí, las mayores están tratando de hacer lo que es necesario para conseguir profesionales que saben de pelota y puedan guiar a los jóvenes (hacia) adelante. El trabajo que hizo Alex Cora y la oportunidad que tiene Charlie Montoyo son motivo de alegría”.

Amaro Jr. recordó que Montoyo trabajó muchos años en ligas menores, en Grandes Ligas también como entrenador y ahora se merecía la oportunidad que ha recibido.

Autor de la mayor cantidad de victorias en la historia de los Durham Bulls, sucursal de Triple-A de los Rays, Montoyo no sólo ha vivido lo duro de las condiciones en liga menor, sino que como entrenador del equipo grande de Tampa Bay se ha empapado en el mundo de los análisis avanzados por los que se ha caracterizado dicha organización en la última década.

Pero además, al igual que Cora conoce y maneja a la perfección toda la información que posee relacionada con los jugadores, lo que hace que se encuentren a la vanguardia de la es la nueva realidad en el manejo de los equipos.

Mientras, los directivos que conocen la trayectoria de Montoyo aseguran que también es una gran persona que baja a dejar muy en alto a la organización de los Azulejos y a todo el país de Canadá.

Con el constante incremento de los jugadores latinoamericanos en las Grandes Ligas, la presencia de manejadores y entrenadores latinos es cada vez más prevalente e importante. Montoyo es el último ejemplo de ello.

Pero todos coinciden en señalar que la gran temporada y lección de clase y profesionalidad que protagonizó Cora al frente de los Medias Rojas como novato que los llego al título de la Serie Mundial fue decisivo.

Cora no solamente representó bien a los Medias Rojas sino que además también les dio una gran credibilidad a los directivos latinoamericanos, sin olvidar en ningún momento sus raíces y responsabilidades como puertorriqueño, algo que de acuerdo a los directivos de los equipos de las Grandes Ligas tiene un valor “incalculable”.

La llegada de Montoyo hará que la labor realizada por Cora pueda ser reforzada aun más dentro del deporte pasatiempo nacional.