Civiles atrapados entre el fuego cruzado en el último reducto del EI en Siria

Un tanque blindado sirio toma posición durante combates en el antiguo oasis de la ciudad de Palmira, ubicada casi a 215 kilómetros al noreste de Damasco (Siria). EFE/Archivo

Beirut, 11 feb (EFE).- Los civiles del último reducto que controla el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el este de Siria están atrapados entre el fuego cruzado de la batalla final contra los terroristas en esa zona y, este lunes, al menos dieciséis de ellos perdieron la vida en bombardeos.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las muertes en la provincia de Deir al Zur de estos civiles, entre ellos siete niños, se produjeron en ataques de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que ofrece apoyo a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), integradas principalmente por milicias kurdas.

El director del Observatorio, Rami Abderrahman, dijo a Efe en una conversación telefónica que la situación de los civiles en ese reducto es desgraciada y que se ha perdido el contacto con “muchos de ellos”, por lo que no se sabe si “están vivos o no”.

La ONG detalló en un comunicado que las comunicaciones con la zona están interrumpidas desde hace 48 horas y los familiares de los que se encuentran atrapados no pueden ponerse en contacto con ellos.

Fuentes consultadas por el Observatorio apuntaron que el EI es el que ha cortado las comunicaciones.

Además, esta organización, con base en el Reino Unido, ha denunciado reiteradamente que los civiles están siendo usados por los yihadistas como “escudos humanos” para evitar ser bombardeados por la coalición y atacados por las FSD.

Por su parte, el portavoz de relaciones exteriores del Movimiento para una Sociedad Democrática, perteneciente a las FSD, Kamal Akef, aseguró que la mayor parte de los habitantes de la zona logró escapar tras el comienzo de la ofensiva contra el EI en Deir al Zur.

De acuerdo con Akef, los civiles que permanecen en el área, de menos de 4 kilómetros cuadrados, son mayoritariamente “familiares de los yihadistas” y “extranjeros”.

Sin embargo, afirmó, las FSD intentan proseguir con las operaciones militares “sin causar daño” a los civiles, lo cual ralentiza su avance.

Recalcó que en los próximos días se producirá “el fin militar del EI” en esta región, puesto que sus combatientes se encuentran “sin ánimos y sin municiones”.

“Se encuentran en un espacio reducido donde reciben ataques de las FSD y la coalición, sin poder moverse, por lo que tendrán que rendirse”, consideró.

Hoy los yihadistas respondieron con contraataques, mediante coches bomba y terroristas suicidas con cinturones explosivos, mientras las milicias kurdas y la coalición internacional lanzaron intensos ataques con artillería y misiles, según el Observatorio.

Los enfrentamientos entre las dos partes se registraron de forma intermitente durante todo el día en los alrededores del área que aún controla el EI, de unos tres kilómetros cuadrados, precisó la ONG.

El Observatorio señaló que al menos diecinueve combatientes del EI y nueve miembros de las FSD murieron y que, entre los primeros, hay siete terroristas que se inmolaron para frenar el avance del enemigo.

La agencia de noticias estatal siria, SANA, citando fuentes locales, indicó que al menos cuatro civiles perdieron la vida en ataques de la coalición internacional en los alrededores de la población de Al Baguz.

Este medio destacó que las acciones tuvieron como objetivo “casas de civiles” en las afueras de la localidad, situada a orillas del río Éufrates a su paso por Deir al Zur.

Por otro lado, la agencia de noticias Amaq, uno de los órganos de propaganda del EI, explicó que la coalición internacional ha llevado a cabo más de 100 ataques aéreos y ha lanzado decenas de proyectiles de artillería contra Al Baguz en las últimas horas.

Esas acciones causaron un centenar de muertos y heridos civiles, la mayor parte mujeres y niños, recalcó Amaq.

El pasado mes de enero, la coalición informó de que había empezado el proceso de retirada de Siria, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenara la salida de sus tropas de este país, donde estaban destacados unos 2.000 uniformados para prestar apoyo a las FSD.

La alianza de milicias ha arrebatado al EI la mayor parte de los territorios que este dominaba en Siria y lanzó el pasado sábado la última batalla para expulsar definitivamente al grupo radical del noreste del país.