Colombia adopta Pacto Migratorio de la ONU porque ve necesaria la respuesta global

Carlos Holmes Trujillo, ministro de Exteriores de Colombia. EFE/Archivo

Bogotá, 10 dic (EFE).- Colombia adoptó hoy el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de Naciones Unidas (ONU) porque considera que ese fenómeno no puede ser respondido por un país sólo, según afirmó hoy el canciller Carlos Holmes Trujillo.

Durante su intervención en la Conferencia Intergubernamental para la adopción del pacto, celebrada en la ciudad marroquí de Marrakech, Trujillo aseguró que “los grandes movimientos migratorios no son una novedad”, según recoge un comunicado de su despacho.

“Lo que sí es nuevo es la velocidad, el volumen y la intensidad con la que se presentan los flujos migratorios, así como la inmediatez de su impacto y la escala transnacional y global tanto de sus causas como de sus consecuencias”, subrayó el ministro colombiano de Relaciones Exteriores.

Por esta razón, sostuvo, la respuesta de Colombia “no puede ser improvisada” puesto que considera que “ante un fenómeno global con desafíos globales” la respuesta “debe ser igualmente global”.

“Colombia es un país emisor y receptor de migrantes, así como de tránsito de migrantes y recibimos con afecto a los connacionales que regresan. Cinco millones de compatriotas, cuya situación debemos proteger y contribuir a mejorar, residen en el exterior y ahora se presenta la llegada masiva de migrantes procedentes de Venezuela, que en los últimos tres años ha alcanzado la cifra de un 1,1 millones de personas”, subrayó Trujillo.

Más de 150 países suscribieron hoy el Pacto Migratorio que garantiza “el derecho soberano de los Estados a determinar sus política de migración y su prerrogativa para gobernar la migración dentro de su jurisdicción, en conformidad con el derecho internacional”, según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Países, sobre todo receptores de emigrantes, como Australia, Chile, Italia, Israel y un numeroso grupo de los centroeuropeos se han retirado del pacto en las pasadas semanas y hasta ayer, mientras que Estados Unidos se opuso a él desde el principio.