Comenzó con retraso el Consejo que busca acuerdo sobre los cargos de la UE

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk (d) y el presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani, conversan durante la reunión de presidentes en el Parlamento. EFE/EPA/Aris Oikonomou

Bruselas, 30 jun (EFE).- El Consejo europeo que pretende elegir los principales cargos de la Unión Europea comenzó en la tarde de este domingo con un retraso de casi tres horas y media, debido a las consultas previas celebradas por los participantes en esta cumbre.

En juego están la presidencia de la Comisión, del Consejo y del Parlamento europeos, así como el cargo de responsable de la política exterior comunitaria y el de presidente del Banco Central Europeo (BCE).

En este contexto, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tiene previsto plantear esta noche una propuesta que optaría por la familia socialdemócrata para la presidencia de la Comisión Europea (CE) en la próxima legislatura.

El principal obstáculo, según fuentes diplomáticas, es la división existente en el seno del Partido Popular Europeo (PPE), donde algunos de sus miembros se oponen a los socialdemócratas, con Frans Timmermans como candidato, obtenga la presidencia de la Comisión Europea (CE).

El Partido de los Socialistas Europeos, que quedó segundo en las elecciones por detrás del Partido Popular Europeo (PPE), propuso al holandés Timmermans como candidato.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo hoy a su llegada que las negociaciones no serán fáciles ya que en la Eurocámara «están empeñados, al menos con dos grandes grupos parlamentarios, en el principio del ‘spitzenkandidat’ (cabeza de lista), y, al mismo tiempo, la mayor fuerza, el PPE, no tiene mayoría en el Parlamento Europeo», subrayó.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, hizo referencia a Timmermans pero también al conservador francés y negociador europeo del «brexit», Michel Barnier, o a la liberal danesa y comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, y pidió respetar «los equilibrios geográficos y de género».

La posibilidad de que Timmermans presida la CE molesta al grupo de Visagrado (Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia), al considerar que como vicepresidente primero de la actual Comisión se ha entrometido en cuestiones sobre el Estado de derecho en esos países.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, consideró en tal sentido que sería «humillante» que el PPE, vencedor de los comicios europeos, acepte la presidencia en la Comisión de Timmermans.

La primera ministra británica, Theresa May, confió en que haya una «discusión constructiva», aunque no se pronunció sobre el reparto de cargos que se abordará hoy.

Por su parte, el primer ministro irlandés, el conservador Leo Varadkar, opinó que el PPE no debería entregar la presidencia de la CE «tan fácilmente, sin luchar».

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anticipó a su llegada que la cumbre será «un maratón largo».

La canciller federal austríaca, Brigitte Bierlein, dijo que para Austria lo importante es que la decisión sea «equilibrada, con capacidad de ser mayoritaria y que refleje la voluntad de las elecciones» y adelantó que su país apoyará la opción que tenga una «mayoría constructiva».

El actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, consideró, por su parte, que su sucesor debe ser alguien «que pueda escuchar» y, sobre Timmermans, dijo que es «muy capaz y uno de los que serán tenidos en cuenta esta noche».

Contenido relacionado

Receso en la cumbre europea para retomar encuentros bilaterales entre líderes

Bruselas, 30 jun (EFE).- La cumbre europea que los líderes de la Unión Europea (UE) celebran este domingo quedó suspendida temporalmente para que el presidente del Consejo, Donald Tusk, mantenga reuniones bilaterales con los mandatarios con vistas a seguir negociando la elección de los principales cargos de la UE.

«La cumbre europea, suspendida por el presidente del Consejo. Tusk organizará ahora reuniones bilaterales con los líderes. La cumbre europea se reanudará una vez que las bilaterales finalicen», escribió en Twitter el portavoz de Tusk, Preben Aamann.

El presidente del Consejo Europeo había llegado a la cumbre con la propuesta impulsada por Francia, Alemania, Holanda y España de que el candidato del Partido Socialista Europeo, el holandés Frans Timmermans, presidiera la Comisión Europea, pese a que los socialdemócratas quedaron en segunda posición en las elecciones a la Eurocámara de mayo, por detrás del Partido Popular Europeo (PPE).

De hecho, el político holandés genera división entre los mandatarios del PPE, ya que mientras Angela Merkel sí le respalda, otros líderes conservadores reivindican su victoria en los comicios.

Timmermans tampoco despierta simpatías en países del este como Polonia, Hungría o la República Checa al considerar que como vicepresidente primero de la actual Comisión se ha entrometido en cuestiones sobre el Estado de derecho en esos países, mientras que Italia tampoco tiene claro si le apoyaría.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, consideró en tal sentido que sería «humillante» que el PPE, vencedor de los comicios europeos, acepte la presidencia en la Comisión de Timmermans.

Por su parte, el primer ministro irlandés, el conservador Leo Varadkar, opinó que el PPE no debería entregar la presidencia de la CE «tan fácilmente, sin luchar».

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho se habían propuesto nominar antes de la constitución de la Eurocámara el próximo 2 de julio a los candidatos a presidir la Comisión, el Consejo y el Parlamento europeos, así como el puesto de alta representante para Asuntos Exteriores y la presidencia del Banco Central Europeo.

Sin embargo, la joya de la corona es la presidencia de la Comisión. El candidato a ocupar ese cargo necesita el apoyo de los jefes de Estado y de Gobierno por mayoría cualificada reforzada (al menos 21 países que representen como mínimo el 65 % de la población de la UE) y de la Eurocámara por mayoría absoluta.

Aunque los socialistas quedaron segundos en las elecciones al Parlamento, Timmermans podría recibir el apoyo de los socialdemócratas y de los liberales.