El Gobierno de Brasil prevé un crecimiento económico del 2,7 % a partir de 2020

De acuerdo al documento, la economía del país, para la que este año se prevé una expansión del 2,2 %, crecerá un 2,7 % en 2020, un 2,6 % en 2021 y un 2,5 % en 2022, el último año del mandato que el presidente Jair Bolsonaro asumió el pasado 1 de enero. EFE/Archivo

Brasilia, 15 abr (EFE).- El Gobierno de Brasil prevé que la economía del país crecerá un 2,7 % el año próximo y mantendrá un ritmo similar hasta 2022, según un primer proyecto de presupuesto para 2020 presentado este lunes por el Ministerio de Economía.

De acuerdo al documento, la economía del país, para la que este año se prevé una expansión del 2,2 %, crecerá un 2,7 % en 2020, un 2,6 % en 2021 y un 2,5 % en 2022, el último año del mandato que el presidente Jair Bolsonaro asumió el pasado 1 de enero.

El llamado proyecto de ley de directrices presupuestarias también es optimista en cuanto a la inflación, que calcula que se mantendrá estable en un 3,7 % al menos hasta 2022, con una tasa de interés de referencia del 8 % anual.

En el documento también se establece para 2020 una previsión de déficit fiscal de 124.100 millones de reales (unos 32.657 millones de dólares), que equivalen a cerca del 2 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Aunque sería el sexto ejercicio anual en que las cuentas cierren en rojo, el desequilibrio de 2020 es menor al esperado para este año, cuando se espera que el déficit llegue a los 139.000 millones de reales (36.580 millones de dólares).

Una de las propuestas más controvertidas del proyecto eleva el salario mínimo para 2020 hasta 1.040 reales (hoy 273,6 dólares), lo que según analistas económicos no supondrá un aumento real, pues la subida es del 4,2 %, similar a la inflación esperada para este año.

Aun así, el secretario de Hacienda del Ministerio de Economía, Waldery Rodrigues, aclaró que la subida del salario mínimo para 2020 puede ser revisada antes de fin de año.

“Es apenas un parámetro”, que “no es definitivo” y puede sufrir alguna alteración antes de diciembre, explicó en una rueda de prensa.

El proyecto, que deberá ser analizado por el Parlamento, también mantiene en sumas elevadas el déficit del sistema de jubilaciones, que el Gobierno pretende eliminar gradualmente mediante una polémica reforma que tramita en la Cámara de Diputados y propone sustituir el actual sistema de reparto para adoptar la capitalización individual.

Mediante el régimen en vigor, el Estado gestiona en un fondo único las contribuciones de los trabajadores, en tanto que en el sistema propuesto por el Gobierno del ultraderechista Bolsonaro la jubilación dependerá de lo que cada persona pueda ahorrar a lo largo de su vida laboral.

Según el proyecto presentado este lunes, el déficit del sistema de jubilaciones será en 2020 de unos 237.900 millones de reales (62.605 millones de dólares), una suma equivalente a cerca del 3,02 % del PIB.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion