El Gobierno de Nicaragua lamenta la muerte de un “combatiente histórico” sandinista

En la imagen, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (d), junto a la vicepresidenta, Rosario Murillo (i). EFE/Archivo

Managua, 11 ene (EFE).- El Gobierno de Nicaragua lamentó hoy el fallecimiento del “combatiente histórico” Ramón Enrique Luna Dávila, fundador de la brigada motorizada “Carlos Fonseca Amador” en la ciudad de Masaya.

“Al compañero Enrique Luna le dio un derrame cerebral hace ya varios meses, y bueno, no pudo sobreponerse”, dijo la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, a través de medios oficiales.

Murillo, esposa del presidente Daniel Ortega, envió sus condolencias a la familia de Luna, quien falleció a los 57 años en un hospital privado de Masaya, 28 kilómetros al sur de Managua.

Luna fue concejal de Masaya en el período 2012-2016 por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y, según la emisora sandinista “La Nueva Radio Ya”, en mayo pasado una ferretería de su propiedad fue saqueada y destruida por “las hordas terroristas golpistas que secuestraron la paz de las familias de Masaya”, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Ortega.

La emisora aseguró que esa situación “le provocó un derrame cerebral que le desencadenó la muerte”.

Sin embargo, los detractores de Gobierno identificaron a Luna como un “reconocido paramilitar” al servicio del presidente Ortega que dirigió los “atroces ataques a Masaya” en julio pasado contra la población civil que había levantado barricadas.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 674 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 reos, que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Mientras el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la CIDH, asegura que existen pruebas para argumentar que el Gobierno de Ortega ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de intento de “golpe de Estado” que, asegura, ya ha sido aplacado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion