Eni dará un dividendo de 0,86 euros en 2019 y plantea la recompra de acciones

La presidenta de la petrolera italiana Eni, Emma Marcegaglia, posa durante la presentación de la estrategia de la empresa en San Donato Milanese, Milán (Italia), este jueves. EFE

Roma, 15 mar (EFE).- La petrolera italiana Eni informó hoy de que distribuirá un dividendo de 0,86 euros por acción en 2019 y que lanzará un programa de recompra de acciones por valor de 400 millones, unas estrategias que se enmarcan en el plan de la compañía para 2019-2022.

El dividendo supone un incremento del 3,6 % en comparación con los 0,83 euros de 2018, explicó la compañía en un comunicado.

Además, Eni lanzará un programa de recompra de acciones de cuatro años que solo en 2019 será de un valor de 400 millones de euros.

Para los siguientes tres años, la compañía asumirá un apalancamiento inferior al 20 % para implementar este programa de recompra por una cantidad anual de 400 millones de euros si el precio del barril de referencia en Europa, el brent, se mantiene en los 60-65 dólares, o de 800 millones de euros si el precio asciende por encima de los 65 dólares por barril.

Eni está convencida de que seguirá creciendo en los próximos cuatro años en todos los sectores y por eso se ha planteado un objetivo de aumento de su producción del 3,5 % anual.

La descarbonización seguirá siendo una prioridad para el grupo, que se ha comprometido a «trabajar por un futuro con bajas emisiones», según se lee en el comunicado.

En esta línea, el consejero delegado, Claudio Descalzi, ha asegurado en la nota que la compañía se plantea «eliminar las emisiones de gases contaminantes en el sector de aguas arriba para 2030».

Una meta que se logrará «aumentando la eficiencia operativa, reduciendo al mínimo las emisiones directas de CO2 de la empresa y compensando las emisiones residuales con vastos proyectos de forestación».

Eni confía en que, de esta manera, se conseguirán beneficios concretos para las comunidades locales y se creará empleo.

«Además, utilizaremos un enfoque circular para maximizar el uso de los desechos como materias primas y extender la vida útil de los sitios industriales. El uso de nuevas tecnologías jugará un papel clave en este proceso hacia un modelo más sostenible», ha argumentado el directivo.

En el sector de extracción o «upstream», Eni estima «seguir creciendo orgánicamente» y se marca un objetivo de 2.500 millones de barriles de nuevos recursos mediante la perforación de 140 pozos de exploración en cuatro años.

Eni espera también completar 60 proyectos «brownfield» y «greenfield» por un total de más de 1.6 gigavatios (GW) de capacidad renovable instalada para 2022, para lo que invertirá 1.400 millones de euros, y que esta cifra suba hasta los 5 GW para 2025.

La petrolera también publicó sus resultados consolidados de 2018 y dijo que ganó 4.126 millones de euros en 2018, un 18,2 % más respecto a los 3.374 millones de 2017, con lo que corrigió así ligeramente los datos preliminares publicados en febrero, cuando había avanzado que el beneficio neto había sido de 4.226 millones.

El beneficio antes de impuestos alcanzó los 10.107 millones de euros en 2018, un 32,2 % más que los 6.844 millones del año anterior; el beneficio operativo fue de 9.983 millones de euros, un 19,7 % más, y los ingresos fueron de 76.938 millones de euros, un 7,7 % más.