Entregan a la Justicia Especial para la Paz un informe sobre la economía de las FARC durante el conflicto

En la imagen un registro del Fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez, quien indicó que en el documento se detalla cómo la economía de las FARC “fue nutrida por billones de recursos” provenientes de narcotráfico, secuestro, extorsión y minería ilegal. EFE/Archivo

Bogotá, 10 ene (EFE).- El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, entregó hoy a la Justicia Especial para la Paz (JEP) un informe en el que la entidad detalla los recursos económicos que usó la extinta guerrilla de las FARC durante el conflicto armado en el país.

“Es un informe muy importante porque en una línea de tiempo que va desde sus orígenes, a comienzos de los años 60, hasta la desmovilización absoluta de las FARC, en el año 2016, se hace un recuento histórico, documentado, generoso en información, sobre lo que fue la economía de la guerra a cargo de las FARC”, manifestó Martínez a periodistas.

El fiscal general agregó que en el documento se detalla cómo la economía de las FARC, ahora convertida en partido político, “fue nutrida por billones de recursos” provenientes de narcotráfico, secuestro, extorsión y minería ilegal.

El Gobierno colombiano y las FARC firmaron en el céntrico Teatro Colón de Bogotá en noviembre de 2016 un acuerdo de paz tras más de cuatro años de negociaciones en La Habana.

El documento resalta que la guerrilla incrementó los secuestros extorsivos en la década de los 90 en regiones del país donde sus habitantes tenían “capacidad de pago” y señala que entre 1996 y 2012 recaudaron por este crimen unos 1.200 millones de dólares.

La extorsión fue otro método empleado por la entonces guerrilla y por esta vía las FARC recibieron recursos de grandes empresas acumulando “millones de pequeñas, medianas y grandes transacciones” que dificultaron a la Fiscalía cuantificar los ingresos percibidos por este delito.

El narcotráfico fue otra fuente de financiación y esta se inició con el cobro de “impuestos de gramaje” por cada kilo de cocaína que los narcotraficantes comercializaban y transportaban en las regiones, aunque evolucionó en la “participación directa” de la guerrilla con la droga.

Por último, la Fiscalía mencionó que la guerrilla recolectó entre 1993 y 2016 por actividades relacionadas con la minería ilegal más de 16.659 millones de pesos (unos 5,3 millones de dólares).

De igual forma, en el informe la entidad determinó que las FARC adquirió con dineros ilegales 5.776 inmuebles, 1.166 automóviles, 792.808 semovientes, 207 terrenos baldíos, 284 establecimientos comerciales y 232 activos en el exterior.

Martínez afirmó que la Fiscalía entregará en las próximas semanas los cuatro informes restantes con los que se comprometieron ante la JEP.

Por su parte, la presidenta de esa Justicia de Paz, la magistrada Patricia Linares, agradeció al fiscal “por el esfuerzo” de la entidad y señaló que los informes son “punto de partida para la construcción y diseño de los grandes casos”, tal como ha sucedido con los cinco procesos abiertos hasta ahora por el tribunal.

La JEP ha abierto investigaciones para indagar sobre los secuestros perpetrados por las FARC, la violencia en tres municipios de Nariño y por los “falsos positivos”, como se conoce en el país el asesinato de civiles para presentarlos como bajas dadas en combate.

De igual forma, investiga los hechos violentos ocurridos entre 1986 y 2016 en la región del Urabá (noroeste) y los crímenes cometidos en varios municipios del departamento del Cauca (suroeste).