Enviado de Guaidó pide a España impulsar más sanciones contra Maduro en la UE

El venezolano Carlos Vecchio, embajador en EE.UU. de Juan Guaidó, conversa con Efe sobre la campaña internacional de presión al gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, y el posible papel que podrían jugar España y la UE, en Washington, EE.UU. EFE

Washington, 21 mar (EFE).- El venezolano Carlos Vecchio, embajador en EE.UU. de Juan Guaidó, pidió al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que impulse un aumento de las sanciones contra el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, dentro de la Unión Europea (UE).

“A mi parecer, lo que el régimen de Maduro tiene que entender es que la presión apenas comienza y es el momento de incrementarla”, afirmó Vecchio en una entrevista con Efe.

El venezolano cree que EE.UU. ha jugado un papel importante en la campaña de presión internacional de respaldo a Guaidó y es hora de que la UE tome medidas para evitar que los aliados de Maduro se aprovechen del sistema financiero europeo para esconder el dinero que están “robando” de Venezuela.

Para Vecchio, España debe liderar ese esfuerzo porque tradicionalmente ha actuado como “bisagra” entre Latinoamérica y Europa y, por ello, tiene una posición de poder para promover un castigo más duro a Maduro dentro del club comunitario, en donde 24 de los 28 miembros han reconocido a Guaidó como presidente.

“Mi llamado es a Pedro Sánchez para que como cabeza del Ejecutivo en España, que bueno todavía tiene un tiempo, para empujar dentro del marco de la UE una mayor presión para las sanciones que le cierren la salida al régimen de Maduro y que le van a obligar a buscar una salida a la crisis”, manifestó.

Vecchio bromeó, además, sobre la posibilidad de que Sánchez pueda ganar “muchos votos” en las próximas elecciones generales del 28 de abril si decide aumentar la presión a Maduro dentro de la UE.

El 4 de febrero, Sánchez confirmó el reconocimiento oficial de España a Guaidó como presidente interino de Venezuela y reclamó la celebración, cuanto antes de elecciones presidenciales, que sean “libres, con garantías y sin exclusiones”.

Al mismo tiempo, España ha participado en el Grupo Internacional de Contacto (GIC) para Venezuela, impulsado por la UE e integrado por naciones europeas y latinoamericanas con el objetivo de buscar una “solución venezolana” a la crisis y evitar así un empeoramiento de la situación.

Preguntado sobre esta iniciativa, Vecchio respondió: “Mi mensaje al Grupo de Contacto es que no hay mucho que discutir, solo cuándo sale Maduro del poder”.

“Maduro siempre ha manipulado a la comunidad internacional para quedarse en el poder y cada vez que ha habido un proceso de diálogo en Venezuela, las consecuencias han sido mucho peores, hay más presos, más crisis, más inflación y más muertes, nosotros eso ya lo sabemos”, argumentó.

No obstante, Vecchio consideró que España puede jugar un “papel importante” si decide acoger a funcionarios venezolanos que decidan desertar y abandonar a Maduro, un tema sobre el que han conversado los Ejecutivos español y estadounidense pero sobre el que no se ha alcanzado un acuerdo.

“Yo creo -reflexionó- que el régimen está colapsando, todos se dan cuenta de que Maduro es el pasado. Maduro no va a ninguna parte y muchos están negociando callados porque se dan cuenta de que va a caer en cualquier momento y cada quién está tratando de salvarse por sí mismo”.

Vecchio dijo que “personalmente” no ha mantenido conversaciones directas con las autoridades españolas sobre el exilio de funcionarios venezolanos, pero recordó que Guaidó ha nombrado representantes en varios países, incluido a Antonio Ecarri Bolívar para España.

Desde que se declaró presidente el 23 de enero, Guaidó y su equipo han tratado de fortalecerle a nivel internacional como presidente con la designación de embajadores y acciones para aislar económicamente al Gobierno de Maduro, incluyendo duras sanciones por parte de EE.UU.

Una de esas medidas ha sido el reconocimiento de Ricardo Hausmann, designado por Guaidó, como representante de Venezuela en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La próxima semana, Hausmann se sentará en el sillón reservado para el representante de Venezuela durante la asamblea anual del organismo, explicó Vecchio.

Vecchio, coordinador político del partido Voluntad Popular (VP), el mismo de Guaidó y de Leopoldo López, lleva más de cuatro años exiliado en Florida, debido a que en su contra pesaba una orden de detención relacionada con las protestas de 2014 en Venezuela, que derivaron en hechos violentos.

Fue aceptado el 27 de febrero por el Gobierno de EE.UU. como el máximo representante diplomático de Guaidó en ese país.