Guatemala premia a la ecóloga acuática Claudia Suseth Romero y le pide salvar el lago Amatitlán

En la imagen un registro del vicepresidente de Guatemala, Jafeth Cabrera, quien sostuvo que ahora se podrá “salvar los lagos científicamente y no con agüita mágica”, en alusión al caso penal de la fraudulenta y multimillonaria inversión que realizó el Gobierno anterior. EFE/Archivo

Guatemala, 8 nov (EFE).- El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología entregó hoy el premio de la Academia Mundial de Ciencias (TWAS, en inglés) para jóvenes a la ecotoxicóloga Claudia Suseth Romero Oliva, especialista en ecología acuática.

El galardón le fue dado a Romero por su “loable” trabajo de investigación acerca de las bacterias que afectan los lagos de Atitlán (oeste) y Amatitlán (centro).

El vicepresidente de Guatemala, Jafeth Cabrera, sostuvo durante la premiación que ahora se podrá “salvar los lagos científicamente y no con agüita mágica”, en alusión al caso penal de la fraudulenta y multimillonaria inversión que realizó el Gobierno anterior.

Un caso por el cual fue condenada la exvicepresidenta Roxana Baldetti por fraude, asociación ilícita y tráfico de influencias a 15 años y 6 meses de prisión y a pagar una multa de 3,4 millones de quetzales (unos 441.000 dólares).

El proyecto que promocionó y defendió Baldetti en 2015, en alianza con una empresa israelí, constaba de una fórmula “mágica” que se iba a emplear para limpiar el lago y que resultó ser agua con sal y cloro.

Romero agradeció el reconocimiento y sostuvo que continuará con sus trabajos con el fin de sanear las aguas del territorio nacional.

Jafeth Cabrera añadió que le solicitará a la científica que enlace a las diversas entidades encargadas de la salvación del lago de Atitlán y Amatitlán, el cual ya ha sido investigado por Romero, quien reportó las cianotoxinas que habitan allí.

La doctora Romero, graduada con el grado cum laude en Ecotoxicología en la Universidad de Technishe de Berlín, Alemania, mencionó que una solución a mediano plazo para Amatitlán sería la construcción e implementación de “plantas acuáticas en la cuenca del lago”.

El vicepresidente había dicho el pasado 11 de octubre que la contaminación en el lago de Amatitlán se había reducido en un 60 por ciento.

Indicó además que para “descontaminar” el agua contaba con un proyecto de comprar un terreno donde se construiría una planta de tratamiento a un costo de 150 millones de quetzales (19,48 millones de dólares), que permita desviar todos los ríos que llegan contaminados.

La iniciativa privada ya hizo un estudio en el que invirtió 20 millones de quetzales (2,59 millones de dólares) y se están planteando la posibilidad de que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financie el proyecto, concluyó Cabrera.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion