La ONU pide ayuda urgente para migrantes atrapados por los combates en Chad

Migrantes permanecen en el centro de detención de Njila después de huir de otro situado junto al aeropuerto debido a las disputas entre las milicias, en Trípoli, Libia. EFE/Archivo

Trípoli, 12 ene (EFE).- Alrededor de un millar de migrantes y de ciudadanos chadianos se hallan atrapados en las regiones fronterizas con Libia a causa de los combates tribales que se libran desde diciembre en torno a dos minas de oro, advirtió hoy a Efe la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Según el organismo, dependiente de la ONU, otras 1.200 personas más podrían llegar en los próximos días a la localidad septentrional de Faya-Largueau huyendo de la violencia en Zouarke, multiplicando la aguda crisis humanitaria que ya sufre la región.

“Se necesita al menos un millón de euros en ayuda de emergencia urgente para las 950 personas que ya se encuentran desplazadas en la zona”, aseguró la organización, la única presente en esta ciudad que sirve de conexión para el comercio entre Chad, Níger, Libia y Sudán.

“La inestabilidad se mantiene. Tememos que en los próximos día muchas más personas lleguen a Faya-Largueau escapando de los combates”, que según las autoridades locales, han causado una treintena de muertos y más de 400 heridos, agregó.

Desde 2012, la región chadiana de Tibesti, próxima a la frontera con Libia, atrae a miles de trabajadores procedentes de todos los países del Sahel que buscan hallar fortuna en la explotación de las minas de oro.

Los enfrentamientos armados entre señores de la guerra locales que dominan la provincia estallaron a principios de diciembre y tomaron por sorpresa a los miles de migrantes irregulares que igualmente llegan a esa zona en busca de saltar a Libia para migrar de forma irregular a Europa.

Tanto Tibesti como la provincia vecina de Borkou son puntos esenciales en la ruta migratoria que se extiende desde el cuerno de África a las costas de Europa.