La OPEP no prevé desequilibrio entre oferta y demanda pese a las “incertidumbres”

Reunión de la OPEP+ en Viena. EFE/Archivo

Viena, 11 oct (EFE).- Las cifras de oferta y demanda de crudo previstas por la OPEP hasta 2019 no muestran un desequilibrio, pese a que el grupo reconoce hoy que el actual encarecimiento de los precios tiene que ver, en otros factores, con la preocupación sobre una escasez del suministro.

“Los precios del petróleo han estado respaldados por una relativamente saludable demanda global de petróleo y por las crecientes preocupaciones sobre una escasez mundial de petróleo”, indica la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su reporte.

Los expertos de la OPEP se refieren también a las “tensiones geo-políticas” al hablar de ese aumento de los precios.

Aunque en el informe no se menciona expresamente, los analistas coinciden en que el reciente aumento de los precios del crudo hasta sus máximos de los últimos cuatro años se deben al temor de que la sanciones que Estados Unidos aplicará al crudo iraní a partir de noviembre provoquen una escasez de crudo.

De hecho, en el informe se indica que la producción de Irán (socio fundador de la OPEP) el pasado septiembre, según fuentes secundarias, bajó un 4,47 %, hasta los 3,4 millones de barriles diarios.

Ese nivel de producción es un 10 % menor que la media de 2017 y se acerca al ritmo de bombeo de 2016, cuando las extracciones iraníes subieron enormemente al liberarse el país de las sanciones internacionales en vigor durante años.

Con todo, aunque también Venezuela y Argelia experimentaron en septiembre caídas de la producción, el conjunto de quince socios de la OPEP subió el pasado mes, principalmente por el aumento de las extracciones de Arabia Saudí, que tienen la capacidad técnica de elevar rápidamente los bombeos.

Fuera del grupo con sede en Viena, Estados Unidos también siguió elevando su producción que, según datos de la OPEP, será el próximo año 1,38 mbd o un 8,5 % superior a la de 2018, principalmente por el continuo crecimiento de las explotaciones de petróleo de esquisto.

Así, la OPEP prevé que en 2019 la oferta total de todos sus competidores, más otros crudos no convencionales, crecerá hasta los 68,36 mbd.

“La previsión del suministro de los No-OPEP para 2019 está sometida a muchas incertidumbres, aunque una potencial subida (del bombeo) aparece mayor que el riesgo de una bajada”, confía la OPEP en su reporte.

Teniendo en cuenta que la demanda mundial subirá un 1,38 %, hasta los 100,15 mbd, la OPEP debería ser capaz de suministrar al menos 31,79 mbd para equilibrar consumo y oferta, una cifra que el grupo petrolero supera actualmente en casi 1 millón de barriles diarios.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion