López Obrador celebra austeridad en Congreso y afina futuro del aeropuerto

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró hoy la austeridad anunciada por los senadores electos de su partido mientras que el Congreso le advirtió de los riesgos de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (Naicm). EFE/ARCHIVO

México, 15 ago (EFE).- El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró hoy la austeridad anunciada por los senadores electos de su partido mientras que el Congreso le advirtió de los riesgos de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (Naicm).

López Obrador se reunió con senadores electos del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y los Partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), miembros de la coalición que lo llevó al triunfo electoral, que le anunciaron medidas de austeridad para la próxima legislatura.

El senador electo Ricardo Monreal confirmó que Morena y sus aliados han planteado la reducción de 1.500 millones de pesos (unos 78 millones de dólares) en el presupuesto del Senado para el 2019, un 30 % menos que los fondos asignados este año.

Reducir el presupuesto legislativo muestra de que la “austeridad republicana” se abre paso como “política de Estado”, dijo López Obrador ante los legisladores de estos tres partidos.

Durante esta jornada, el presidente electo también se reunió con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) formada por 191 rectores.

López Obrador les presentó a los rectores de estas instituciones los detalles de las propuestas educativas que pondrá en marcha su gobierno, que se iniciará el 1 de diciembre de este año.

A los rectores, López Obrador les habló de su plan de austeridad republicana, definida por ahorros y nueva orientación del gasto público, el combate a la corrupción y una mejora en la educación orientada a buscar el equilibrio entre calidad y cobertura.

“La educación es un tema fundamental para la vida pública, el desarrollo del país, así como para el bienestar de los seres humanos”, apuntó López Obrador en el encuentro con las instituciones de educación superior.

A la espera del dictamen técnico que se presentará mañana jueves por el equipo de López Obrador, la Comisión Permanente del Congreso pidió que “se privilegie el impacto ambiental, el aspecto técnico y los beneficios” del proyecto.

El izquierdista López Obrador ha defendido la cancelación del nuevo aeropuerto, aprovechar la infraestructura existente, incluidas las pistas aéreas de una base militar cercana, o en su defecto darlo en concesión para que sea financiado por capital privado.

Una cancelación o suspensión del Naicm reduciría “los empleos, la inversión, el intercambio comercial, el turismo, la derrama económica y el desarrollo del país”, señaló el Congreso unos días antes de terminar la legislatura, el próximo 30 de agosto.

Una vez que reciba el dictamen con la opinión de su grupo de expertos, López Obrador lo pondrá a disposición de los colegios y asociaciones de ingenieros de México para que expresen sus opiniones en las próximas semanas.

A la par del análisis de los ingenieros, el mandatario electo ha anunciado la celebración de una discusión abierta en los medios de comunicación, para sumar opiniones que, en un tercer momento, definirán los temas de una consulta pública sobre la terminal aérea.

Esta consulta pública, que puede ser una encuesta o mesas de trabajo, “será vinculante” a la decisión sobre el futuro del aeropuerto, explicó hace varios días el presidente electo.

“Sí, (será) vinculatoria, lo que resulte de la consulta se va a llevar a cabo”, dijo López Obrador el lunes pasado.

Hasta ahora, la construcción de la nueva terminal aérea, propuesta por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, se han destinado unos 85.000 millones de pesos (unos 4.587 millones de dólares).

“Podemos pensar en que cueste 300.000 millones de pesos (unos 16.192 millones de dólares); es decir, nos faltan más de 200.000 millones de pesos (unos 10.794 millones de dólares)”, declaró López Obrador.

Desde su victoria electoral, López Obrador ha moderado su discurso para considerar otras opciones, como continuar con la construcción o interrumpirla y combinar las tareas del aeropuerto actual con las de la base aérea de Santa Lucía, actualmente de uso militar.