Siquiatras forenses de Panamá evalúan a expresidente Martinelli por depresión

El expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, reacciona ante la prensa, a su salida de una audiencia de apelación en la Corte Suprema de Justicia, en ciudad de Panamá (Panamá). EFE/Archivo

Panamá, 14 mar (EFE).- El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) fue trasladado este jueves a la sede del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses para que psiquiatras del organismo adscrito a la Fiscalía evalúen si sufre depresión, tal y como alega su defensa para retrasar el juicio por escuchas.

El exmandatario llegó pasadas las 09.30 hora local (14.30 GMT) a la sede del organismo procedente de El Renacer, la cárcel de mínima seguridad a orillas del Canal de Panamá donde lleva detenido provisionalmente desde el pasado junio, cuando fue extraditado desde Estados Unidos por este caso.

La evaluación psiquiátrica fue ordenada el pasado martes, durante el primer día de juicio, por el tribunal que va a procesarle por presuntamente haber espiado a unos 150 políticos, empresarios y periodistas, entre otros, durante su mandato.

La defensa de Martinelli, un magnate de supermercados de 67 años que tiene otras causas pendientes por supuesta corrupción, alegó el martes un supuesto cuadro de ansiedad y depresión y pidió retrasar el juicio hasta finales de marzo.

El tribunal, integrado por tres jueces, resolvió suspender el juicio hasta que los forenses determinen el verdadero estado de salud del exgobernante, una decisión que fue celebrada por la Fiscalía, que quiere evitar que los abogados vuelvan a presentar informes de médicos privados sin validez judicial.

Se trata de un juicio inédito, ya que Martinelli es el primer expresidente de la época democrática en sentarse en el banquillo por cuatro delitos que suman 21 años de cárcel.

El juicio se desarrolla además en plena campaña electoral. Panamá celebrará comicios generales el próximo 5 de mayo, en los que el expresidente concurrirá como candidato a diputado y a la alcaldía capitalina por el partido que él mismo fundó y que actualmente es la segunda fuerza parlamentaria, el liberal y opositor Cambio Democrático (CD).

La ley panameña solo impide que una persona se presente a un cargo de elección popular si ha sido condenada penalmente o si Tribunal Electoral acepta la impugnación de su postulación, como actualmente le ocurre al exgobernante.

«La pregunta es si una persona que está incapacitada para enfrentar a la justicia puede correr o tener capacidades para ocupar dos cargos públicos», dijo el martes el fiscal Ricaurte González.

Su defensa ha solicitado su excarcelación más de una vez alegando problemas cardiacos, pero los jueces se la han negado repetidamente porque consideran que sus afecciones son controlables con medicación y que existe riesgo de fuga.

Martinelli, quien huyó de Panamá en 2015 y pasó un año en una prisión federal de Miami antes de ser extraditado en junio de 2018, alega que es víctima de una persecución política de su sucesor y antiguo aliado, Juan Carlos Varela.