Alcaraz se corona en el Godó tras derrotar a Carreño y ganar dos partidos en un día

Prosigue Carlos Alcaraz su camino, embalado hasta quién sabe dónde: ganando partidos, batiendo récords y acumulando adjetivos de asombro hacia su tenis, que parece no encontrar límites. Añadió a su raqueta una muesca indeleble: jugó dos partidos en apenas ocho horas y ambos los superó para alzarse con su primer Conde de Godó. Eran las siete y cuarto de la tarde.

Unas horas antes, poco antes del mediodía, con el sol por fin en todo lo alto, el chico murciano de 18 años era un hombre derrotado: el australiano Alex de Miñaur disponía de dos bolas de partido para meterse en la gran final y frustrar el dueño español en el partido decisivo.

No había forma de meterle mano al juego del chaval de Sidney, un frontón que devolvía cada latigazo de Carlos, impotente en su búsqueda de puntos débiles. Y entonces, cuando el tenis no bastaba, apareció el factor mental y la muñeca de Alex tembló a las puertas del triunfo. Alcaraz olió el miedo y logró llevar el partido a su segundo desempate, donde igualó un duelo inesperadamente equilibrado. El tercer parcial, no sin otro medio kilo de sufrimiento, certificó el pase de Carlos Alcaraz a la final (6-7, 7-6 y 6-4). Certificado:el murciano también sabe sufrir, aguantar y remontar. Como el espejo en el que todos le miramos, ya saben.

Apenas hubo tiempo, un par de horas, para soltar músculos, cargar el depósito en el comedor y de regreso a la pista central. Llegaba la gran final, con su íntimo Pablo Carreño enfrente. El asturiano, a la chita callando, se había plantado en la final tras jugar un torneo casi perfecto y había podido descansar un poco más que su rival, lo que quizás le daba una pequeña ventaja en el último partido. Nanai.

No hubo final, pues Carlos Alcaraz atropelló a Pablo Carreño en poquito más de una hora (6-3 y 6-2) en la que tampoco necesitó mostrar su mejor tenis para alzarse con su primer Godó, pues la distancia entre uno y otro fue abismal.

Queda ya para la historia, pues, que un 24 de abril de 2022, Carlos Alcaraz conquistó su primer Godó a los 18 años, hallando así acomodo entre los diez mejores tenistas del planeta. Y los más viejos del lugar recordarán –ojeando ese libro– otra página escrita un 24 de abril de 2005, cuando un chico de 18 años llamado Rafa Nadal lograba su primer Godó para meterse entre los diez mejores del mundo. Casualidad, dirán. O no.

Placeholder mam module

Sigue en directo el Carlos Alcaraz vs. Pablo Carreño de la final del Conde de Godó