Álvarez-Pallete (Telefónica): «Lo que ocurre en Ucrania nos recuerda que la tecnología carece de valores»

Álvarez-Pallete (Telefónica): «Lo que ocurre en Ucrania nos recuerda que la tecnología carece de valores»

El Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, la primera gran cita internacional que sufrió en 2020 una cancelación a causa del covid-19, ha iniciado este lunes su edición de 2022, condicionada ya no sólo por la pandemia (se prevé un 50% de la asistencia potencial) sino también por la invasión de las tropas de Rusia, un país que se ha topado con un veto a su pabellón en las instalaciones de la Fira. José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, lo es también de la GSMA, la patronal de las telecomunicaciones que organiza este congreso, y ha inaugurado la cita con una advertencia: «Las convulsiones del siglo XX y los desconcertantes acontecimientos de los albores del siglo XXI, como lo que está ocurriendo ahora mismo en Ucrania, nos han recordado que la tecnología carece de valores».

En ese sentido, el ejecutivo ha reflexionado sobre una de las aristas del conflicto armado: el tecnológico. Las sanciones occidentales, de hecho, se dirigen en buena medida a debilitar la «capacidad de modernización» de Rusia, tal y como avanzó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y en paralelo al choque en territorio ucraniano se ha puesto en marcha una ciberguerra en la que ya participa hasta el colectivo Anonymous, enfrentado también al presidente Vladimir Putin. «La tecnología nos da el poder de cambiar y de hacer más cosas, pero ese poder puede usarse para bien o para mal. Cuando la tecnología promueve valores hiperindividualistas en detrimento de la solidaridad, la empatía social o el mero contacto entre la gente… la sociedad desconfía de ella y de quienes la proveen». Según ha destacado Álvarez-Pallete, «éste no es tiempo de confrontación ni de conflicto; éste no es tiempo de guerra, sino de colaboración».

«La tecnología nos ha permitido cambiar cosas y hacer otras muchas nuevas, pero somos nosotros quienes debemos decidir qué y cómo hacerlo», ha subrayado Álvarez-Pallete, que ha reivindicado el papel de las telecomunicaciones en el actual escenario geopolítico y económico: «Somos la puerta al futuro. Las telecomunicaciones hacemos posible cuanto está por venir. Nada sucederá sin nosotros en la era digital«, ha destacado.

Como viene siendo habitual en sus mensajes desde Telefónica, Álvarez-Pallete ha señalado la desventaja en regulación de esta industria frente a la más reciente de los gigantes tecnológicos estadounidenses; al frente también de la asociación Global System for Mobile Communications (GSMA) desde enero, el madrileño ha ido un paso más allá en su postura: «Respetamos a todos los actores de la nueva economía, pero nosotros también merecemos respeto. Es imposible afrontar los nuevos tiempos con las viejas normas. Nuestro sector no pide privilegios, sino justicia», ha dicho: «El tráfico de datos crece hasta un 50% anual. El reto de la inversión es enorme y merece especial atención. La carga de la inversión necesaria para gestionar este creciente volumen de tráfico debe recaer de forma justa», ha argumentado. Para hacer frente a estas inversiones, muchas de estas dedicadas al 5G, está sobre la mesa de posibilidad de que prosperen operaciones de consolidación, fusiones que pueden afectar en España a compañías como Orange, Vodafone o MásMóvil (Telefónica está más vigilada tanto por el Gobierno como por las autoridades europeas de competencia).

«Este y Oeste; desigualdad e igualdad de oportunidades; mentira y verdad», ha contrapuesto el presidente ejecutivo de la multinacional española, que se manifestó como un «optimista preocupado». A su juicio, «colaboración, cooperación, solidaridad, responsabilidad, sostenibilidad y dignidad» deben conformar «un ecosistema de valores compartidos». Antes que Álvarez-Pallete, se ha dirigido a la audiencia del Mobile Mats Granryd, director general de la asociación GSMA, quien ha explicitado entre aplausos de la audiencia presente que la patronal de las telecomunicaciones «condena la invasión de Ucrania».

El Mobile de 2020 no pudo celebrarse por el coronavirus, cuando aún no se había declarado el estado de alarma en España, y en 2021 la GSMA tan sólo logró dar forma a una edición de mínimos, basada en un modelo remoto más que presencial. Este 2022 era el año previsto para relanzar el congreso, pero los acontecimientos en Ucrania hacen que todas las miradas se dirijan actualmente hacia el Este y las cifras previstas están en torno al 40% o 50% de las magnitudes prepandémicas. Así, este Mobile acogerá a entre 40.000 y 60.000 profesionales, aproximadamente 1.500 empresas y 6.700 trabajadores temporales, todo esto para generar un impacto económico en la ciudad que la organización estima en 240 millones de euros (se rondaron los 500 millones de euros en 2020).