Así fue el punto con el que Nadal ganó su 14º Roland Garros: revés imposible para Ruud

Rafa Nadal se coronó por decimocuarta vez como campeón en París. El español volvió a aumentar su leyenda y su palmarés en un su torneo fetiche. Levantó la Copa de los Mosqueteros tras derrotar a Casper Ruud en la final.

Consiguió cerrar de manera brillante su duelo frente al noruego, al que borró del mapa en un espectacular tercer set. Gracias a elevadísimo nivel de juego fue capaz de hacerle un rosco a Ruud en la tercera manga, desatando la locura de los presente en la Philippe Chatrier. 

En su último punto movió de lado a lado al número ocho del mundo, demostrando un control absoluto sobre la pista. Golpe tras golpe se iba preparando para asestar su golpe final y así levantar una vez más el trofeo.

Culminó con un magnífico revés a dos manos. Un golpe ganador desde el fondo de la pista, pegado totalmente a la línea que fue incapaz de devolver Casper Ruud. La mejor manera de cerrar un partido de este calibre.

Tras ello, locura en el público y manos a la cabeza para Nadal, que no se creía que había vuelto a reinar en París una vez más. Y son catorce veces las que ha reinado allí, y las que puede venir en las próximas ediciones.