Atacan con ráfagas de fusil a una caravana que transportaba a exguerrilleros en Colombia

Atacan con ráfagas de fusil a una caravana que transportaba a exguerrilleros en Colombia

Uno de los camiones que transportaba los enseres de los excombatientes fue quemado. El partido Comunes le exigió al Gobierno que ofreciera garantías de seguridad para los firmantes del acuerdo de paz.

Una caravana humanitaria en la que viajaban exguerrilleros colombianos fue atacada con ráfagas de fusil en la vía que conecta al departamento colombiano del Meta con el Caquetá. Hasta ahora no se han reportado heridos, pero hay tres personas desaparecidas. 

La cuenta de Twitter de Reincorporación del partido Comunes —que representa a esa agrupación política surgida tras la firma del Acuerdo de paz ante el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR)— exigió «garantías para la integridad y la vida de reincorporados y sus familias«.

Los reincorporados son los excombatientes que entregaron sus armas y se acogieron al Acuerdo final entre el Estado y las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), firmado en 2016. Como quedó establecido, estas personas viven en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), donde además realizan actividades de capacitación para reintegrarse a la vida civil.

El delegado de Comunes ante el CNR, Pastor Alapé, le pidió al Ejecutivo que tomara «medidas humanitarias efectivas» y alertó sobre la «grave situación de riesgo» en la que se encuentran los exguerrilleros.

Por su parte, el consejero presidencial, Emilio José Archila, presentó otra versión. En un video, el funcionario aseguró que el Gobierno había acompañado el traslado de los exguerrilleros y que, a pesar de que ofreció hacer el viaje en helicóptero, este no fue aceptado. 

Afirmó que dos hombres en motocicleta realizaron el atentado «sin consecuencias» para los excombatientes y que la Fuerza Pública se encuentra en el lugar para custodiarlos.

¿Qué pasó?

Este viernes se llevaría a cabo el desplazamiento desde el ETCR Urías Rondón, ubicado en la vereda Playa Rica, a 75 kilómetros de la cabecera municipal de La Macarena, en el Meta, hacia el municipio de El Doncello, en el vecino Caquetá.

El traslado comenzó a las 9:00 de la mañana (hora local) en tres buses donde viajaban los firmantes y 33 camiones con enseres y animales. Una hora después, la caravana fue atacada con ráfagas de fusil y una de las unidades, que contenía el mobiliario de un restaurante dispuesto en el lugar, fue incinerado por los agresores.

Esta agresión, cuyos autores se desconocen aún, hizo que los excombatientes se dispersaran para buscar refugio en las zonas aledañas. Posteriormente, se reinició la marcha sin el acompañamiento de entidades públicas. «Hasta el momento no se conocen pronunciamientos oficiales del Ministerio Público o la ARN», afirma Comunes.

En un video, Vicente Vargas, líder del ETCR, denunció que el Gobierno no había cumplido con la coordinación del traslado ni con los horarios acordados. Asimismo, indicó que hay tres personas disgregadas, entre ellas, la concejal Carmen Andrea Flores.