Australia niega el visado a Djokovic, que tendrá que abandonar el país sin disputar el Open

Australia niega el visado a Djokovic, que tendrá que abandonar el país sin disputar el Open

El Gobierno de Australia ha rechazado el visado del tenista serbio Novak Djokovic y le exige abandonar el país este jueves, por lo que no podrá disputar el Open de Australia, que se celebrará entre el 17 y el 30 de enero.

El número uno del mundo, de 34 años, estuvo retenido en el aeropuerto de Melbourne desde que aterrizó en la medianoche del martes tras haber recibido una exención médica que le permitía jugar el primer Grand Slam del año.

Sin embargo, un miembro de su equipo realizó mal la solicitud del visado, sin tener en cuenta dicha exención para no vacunados, y el tenista estuvo aislado a la espera de que las autoridades tomaran una decisión sobre si dejarle pasar al país o no.

La Fuerza Fronteriza Australiana confirmó en un comunicado que Djokovic «no proporcionó las pruebas adecuadas para cumplir los requisitos de entrada a Australia, por lo que su visado ha sido cancelado».

«Los no ciudadanos que no tengan un visado válido a la entrada o a los que se les haya cancelado el visado serán detenidos y expulsados de Australia», agregó el texto.

Recurso

Los abogados de Djokovic ya han recurrido ante la justicia australiana la revocación del visado del tenista, según informó la cadena pública local ABC. «El recurso contra la detención de la estrella del tenis Novak Djokovic y la cancelación de su visado fue presentado ante el Tribunal Federal», detalló la cadena.

En una breve vista, los abogados pidieron que Djokovic sea trasladado a un hotel con cancha de tenis y que la demanda se resuelva antes del inicio del Abierto de Australia, agregó la misma fuente.

El serbio fue trasladado este jueves por la mañana al Hotel Park de la ciudad de Melbourne, que también aloja a un grupo de solicitantes de asilo que han sido detenidos por las autoridades de inmigración, después de que fuera entrevistado durante más de ocho horas por las autoridades fronterizas. La Fuerza Fronteriza Australiana aclaró que durante ese tiempo Djokovic «tuvo acceso a su teléfono», desmintiendo versiones previas que apuntaban que estaba incomunicado.

Rechazo social

La llegada de Djokovic a Australia causó indignación entre muchos australianos, que no han podido salir del país durante más de 18 meses y han vivido largos meses de cuarentenas por las duras políticas del país contra la pandemia.

Djokovic alegó haber pasado la covid-19 en los últimos meses para supuestamente no vacunarse y poder recibir esta exención, que se ha concedido a un grupo muy reducido de tenistas, en Australia, que comenzó a abrir sus fronteras progresivamente el 1 de noviembre.

La vacuna es obligatoria para entrar en Australia, pero hay exenciones temporales para las personas que tienen «una condición médica grave», que no pueden ser vacunadas por haber contraído la covid-19 en los seis meses anteriores o han tenido reacción adversa al fármaco, entre otras razones.