Bombardeo a escuela en el este de Ucrania deja 60 civiles muertos: Zelenski

Bombardeo a escuela en el este de Ucrania deja 60 civiles muertos: Zelenski

Sesenta personas murieron el sábado en el bombardeo de una escuela en la región de Lugansk, en el este de Ucrania, todas ellas civiles, declaró este domingo el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

Más al sur, en Mariúpol, los últimos combatientes atrincherados temían este domingo el ataque final, la víspera de un importante desfile militar en Moscú. 

Ayer, sin ir más lejos, en el pueblo de Bilogorivka, en la región de Lugansk, una bomba rusa mató a 60 civiles», afirmó Zelenski durante una intervención por videoconferencia en una cumbre del G7.

«Estaban intentando refugiarse en el edificio de una escuela ordinaria que fue blanco de un bombardeo aéreo ruso», añadió. «Una bomba impactó en una escuela y 60 personas murieron bajo los escombros», indicó por su parte el gobernador de la región de Lugansk, Serguii Gaidai, a la televisión ‘Current Time TV’.

«Todavía sigue habiendo bombardeos muy fuertes sobre Bilogorivka», agregó.

«Me gustaría verdaderamente creer que todavía hay gente que está viva allí», dijo, precisando: «En cuanto terminen los bombardeos, podremos empezar a retirar los escombros».

El domingo por la mañana, Gaidai había declarado que «había un total de 90 personas» en el lugar cuando se produjo el bombardeo, de las cuales 27 salvaron la vida según él.

A school in #Bilogorivka #Luhansk region #Ukraine after it was bombed by #Russian army yesterday. Video #ДСНС pic.twitter.com/FlfRdB0ooz

— KATAPULT Ukraine – КАТАПУЛЬТ Україна (@KatapultUkraine)

May 8, 2022

‘El mal volvió’

El enemigo no cesa sus operaciones ofensivas en la zona operacional oriental para establecer un control total en el territorio de las regiones de Donetsk, Lugansk y Jersón

Del lado ruso, el ministerio de Defensa reivindicó el domingo la destrucción del «puesto de mando de una brigada mecanizada» en la región de Járkov (este), así como «el centro de comunicación del aeródromo militar de Chervonoglinskoye, cerca de Artsyz».

Desde hace días, las autoridades ucranianas alertan contra la posible intensificación de los ataques rusos en vísperas de la conmemoración del 9 de mayo, fecha en la que Moscú celebra la victoria contra la Alemania nazi en 1945.

El presidente ucraniano, que este domingo tiene que participar en una reunión telemática de los dirigentes de las potencias del G7, quiso marcar el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial con un mensaje comparando la situación actual.

«Décadas después de la Segunda Guerra Mundial, la oscuridad volvió a Ucrania», dijo el mandatario en un video en blanco y negro difundido en las redes sociales.

«El mal volvió, en un uniforme diferente, con diferentes eslóganes, pero con el mismo objetivo», advirtió, intentando transformar la retórica «antinazi» del presidente ruso Vladimir Putin contra él.

Putin también aprovechó la señalada fecha para establecer numerosas comparaciones entre la Segunda Guerra Mundial y el conflicto de Ucrania y reafirmar los objetivos rusos.

«Hoy nuestros soldados, como sus antepasados, luchan hombro con hombro por la liberación de su patria de la inmundicia nazi, con la confianza de que, como en 1945, la victoria será nuestra», afirmó Putin, en la víspera de las celebraciones del Día de la Victoria.

Civiles evacuados

En Mariúpol, tras múltiples intentos, se evacuaron a los civiles de la acería Azovstal, dijo Zelenski el sábado por la noche. «Ahora preparamos la segunda fase (…): los heridos y el personal médico».

Cientos de civiles se refugiaron en la intrincada red de galerías del inmenso complejo siderúrgico de Azovstal, donde también se encuentran los últimos combatientes ucranianos de Mariúpol.

Moscú había anunciado el miércoles un alto el fuego unilateral de tres días a partir del jueves para poder evacuar a los civiles. Pero según las autoridades ucranianas, las fuerzas rusas atacaron la fábrica durante estos días.

La orden del presidente (ucraniano) fue ejecutada: todas las mujeres, niños y personas mayores fueron evacuadas de Azovstal»

«La orden del presidente (ucraniano) fue ejecutada: todas las mujeres, niños y personas mayores fueron evacuadas de Azovstal», anunció el sábado la vice primera ministra ucraniana Iryna Vereshchuk.

Según Kiev, estas operaciones, auspiciadas por la ONU y la Cruz Roja, permitieron sacar a cerca de 500 personas en una semana.

Y, «por supuesto, trabajamos también para evacuar a nuestros militares. Todos estos héroes que defienden Mariúpol», prosiguió el mandatario, sin dar cifras. «Es extremadamente difícil, pero es muy importante».

«Lucharé hasta el final»

Según Yevgenia Tytarenko, enfermera militar cuyo marido, enfermero y miembro del batallón Azov, y sus compañeros siguen en el interior de la acería, «numerosos soldados se encuentran en estado grave, heridos y no tienen medicinas». «También falta comida y agua».

«Lucharé hasta el final», le escribió su marido Mijailo en un SMS que la AFP pudo consultar. Se casaron dos días antes de la invasión rusa.

«Nuestras unidades en la zona de la fábrica de Azovstal siguen estando bloqueadas», dijo el Estado Mayor ucraniano en su informe del domingo por la mañana, mencionando «operaciones de asalto rusas» con «el apoyo de la artillería y los disparos de tanques».

Mariúpol, una ciudad portuaria del sureste que tenía cerca de 500.000 habitantes antes de la guerra, ha quedado casi totalmente destruida, tras dos meses de bombardeos rusos.

Entre el viernes y el sábado, las fuerzas rusas consiguieron avanzar de forma limitada alrededor de Severodonetsk, una de las principales localidades del Donbás todavía en manos ucranianas.

Hasta ahora Rusia sólo puede reivindicar el control completo de una ciudad importante, Jersón.

En Járkov, la contraofensiva ucraniana para impedir que la segunda ciudad de Ucrania esté al alcance de la artillería enemiga fue ganando terreno, con la toma de varias posiciones rusas, según dijo el sábado el Instituto estadounidense para el Estudio de la Guerra (ISW).

«Las fuerzas ucranianas ganan terreno en un amplio arco cerca de Járkov y ya no se concentran más en un avance limitado, lo que demuestra una capacidad para lanzar operaciones ofensivas a una mayor escala que hasta ahora en esta guerra», precisó el centro.

Hasta el punto que el ejército ruso tuvo que hacer estallar tres puentes «para frenar la contraofensiva» en esta región, según el ministerio ucraniano de Defensa.

La Marina ucraniana también aseguró haber destruido a un centenar de kilómetros de las costas de Odesa, el navío de desembarco ruso «Serna», gracias a un dron de combate. Esta información no fue confirmada por Rusia, que declaró en cambio que hundió «el barco de asalto ucraniano’Stanislav'».

AFP