Bombardeos rusos continúan pese a expectativas de cese al fuego en Ucrania

Bombardeos rusos continúan pese a expectativas de cese al fuego en Ucrania

Ucrania acusó el miércoles a Rusia de bombardear la ciudad de Chernígov, pese al anuncio de Moscú de que reduciría «radicalmente» su actividad militar, recibido con escepticismo por Kiev y sus aliados occidentales.

(Lea: Rusia bombardeó edificio de la Cruz Roja en Mariupol, según Ucrania)

El anuncio ruso, hecho después de las negociaciones entre ambos países en Estambul, generó esperanzas tras más de un mes de guerra que ha dejado miles de muertos y ha llevado el número de refugiados ucranianos a superar los cuatro millones, principalmente mujeres y niños, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

(Le interesa: Moscú promete desescalada en Kiev, pero Occidente pide no bajar la guardia)

En las últimas 24 horas, los rusos han bombardeado 30 veces las zonas habitadas y las infraestructuras civiles de la región de Kiev.

Echando un jarro de agua fría a esas esperanzas, Rusia aseguró este miércoles que no hay nada «prometedor» tras las negociaciones con Ucrania. «Por el momento, no podemos informar de nada muy prometedor o de un avance. Hay mucho trabajo por hacer», declaró a la prensa el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

En el terreno la «situación no cambia», según autoridades ucranianas. «Chernígov fue bombardeada toda la noche» con artillería y aviones, afirmó el gobernador Viacheslav Chaus, quien precisó que la localidad seguía sin agua ni electricidad.

Esta ciudad, que contaba con 280.000 habitantes antes de la guerra, está «sin comunicaciones y ya no podemos repararlas», agregó, mencionando que también hubo ataques contra Nizhyn, en la misma región.

Luego de Mariúpol en el sur, Chernígov es la ciudad más duramente afectada por los bombardeos desde el inicio de la guerra lanzada por Moscú el 24 de febrero.

En Irpin, que los ucranianos anunciaron el lunes que habían «liberado», se oían explosiones el miércoles por la mañana, constataron periodistas de la AFP. En el este, el ejército ucraniano dijo haber recuperado el control de una estratégica carretera.

«Desde la tarde y durante toda la noche, ha habido numerosas alertas de ataque aéreo en todo el territorio de Ucrania. Sin embargo, la noche fue tranquila en la mayoría de las regiones», dijo la presidencia en un comunicado.

«Nos espera un trabajo muy largo»

El Kremlin sostuvo hoy que no hay avances en las negociaciones con Ucrania después de la reunión de los delegados de ambos países en Estambul, aunque destacó algunos puntos «positivos» de la conversación.

«No podemos constatar avances, nos espera un trabajo bastante largo», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, durante su rueda de prensa telefónica diaria. Según Peskov, entre los elementos positivos se puede destacar que la parte ucraniana comenzara a «formular y poner en papel» sus propuestas.

«Hasta ahora no lo habíamos logrado», aseguró. El jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, aludió ayer por primera vez a la posibilidad de un «tratado» entre Moscú y Kiev después de unas negociaciones que describió como «constructivas».

El propio presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció la víspera «avances» en las negociaciones con Ucrania, en una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, al tiempo que se mantuvo inflexible sobre su voluntad de continuar con la ofensiva en el este de ese país.

El presidente Recep Tayyip Erdogan saluda a las delegaciones de ambos países

Foto:

MURAT CETIN MUHURDAR/AFP

«Después de la conversación sustantiva de hoy hemos acordado y propuesto un arreglo, según el cual la reunión de los jefes de Estado es posible simultáneamente con el inicio del tratado», dijo tras la reunión Medinski, en referencia a la posibilidad de un encuentro entre Putin y su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski.

El jefe negociador ruso indicó que las propuestas ucranianas incluyen la renuncia de Kiev a su propósito de ingresar en la Otán y el compromiso de Ucrania de neutralidad permanente, de ser un país libre de armas nucleares y no emplazar ningún tipo de armas de destrucción masiva ni tampoco tropas extranjeras.

Según Medinski, a cambio Ucrania demanda garantías internacionales de seguridad y asume que Rusia no se opondrá a su ingreso en la Unión Europea.

Las propuestas ucranianas, añadió, contemplan la renuncia de Kiev a intentar recuperar por la vía militar la península de Crimea y el puerto de Sebastopol, a los que, al igual que a los territorios de la regiones de Donetsk y Lugansk que no controlan las autoridades ucranianas, no extenderán las garantías internacionales de seguridad.

Este miércoles, el Kremlin afirmó que a lo largo de la jornada Medinski ofrecería más comentarios sobre las conversaciones en Estambul. A la vez, aseveró que bajo ninguna condición Rusia iba a abordar con Ucrania el destino de Crimea, anexionada por Moscú en 2014. «Crimea es parte de la Federación de Rusia.

Según nuestra Constitución, no podemos discutir con nadie el destino de un territorio de la Federación de Rusia, eso está descartado», dijo Peskov.

La promesa rusa

Rusia se comprometió este martes a una desescalada en torno a Kiev y otra ciudad de Ucrania, que vio señales «positivas» en la última reunión de negociación, pero las potencias occidentales llamaron a no bajar la guardia hasta verificar que Moscú cumple con su palabra.

El anuncio ruso fue hecho tras una reunión de los negociadores en Estambul, con el fin de buscar una salida a un conflicto que se inició con la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero y ha dejado ya miles de muertos y millones de desplazados.

El ministro ruso de Defensa, Alexánder Fomín, afirmó en Moscú que «las negociaciones sobre un acuerdo de neutralidad y el estatuto no nuclear de Ucrania entran en una dimensión práctica» y que Rusia decidió reducir de manera «radical» su actividad militar en torno a Kiev, la capital del país, y Chernígov (norte).

Ministro de defensa ruso, General Alexander Fomin.

Foto:

Yasin AKGUL / AFP

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó que vio señales «positivas» en las negociaciones de Estambul, pero aseguró que su país no reducirá sus «esfuerzos de defensa» ante la invasión rusa.

El Estado Mayor ucraniano advirtió en un comunicado el martes por la noche que «la llamada +retirada de tropas+ es probablemente una rotación de unidades individuales que busca confundir al comando militar» de Kiev.

Los anuncios rusos fueron recibidos con escepticismo y recelo por las potencias occidentales, que tras la invasión impusieron un arsenal de sanciones económicas a Rusia.

Zelenski les pidió que mantuvieran esta presión «hasta que la guerra haya terminado». En una conversación telefónica, los jefes de Estado o de gobierno de Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia urgieron a sus aliados a no bajar la guardia.

Boris Johnson , Joe Biden , Emmanuel Macron , Olaf Scholz  y Mario Draghi  «afirmaron su determinación de continuar elevando los costos para Rusia por sus brutales ataques en Ucrania, así como de continuar brindando a Ucrania asistencia en materia de seguridad para defenderse», indicó un comunicado conjunto de esos países. «

Veremos si [los rusos] cumplen», declaró Biden a periodistas. El Pentágono indicó que algunos contingentes rusos «parecen estar alejándose de Kiev», sin que eso pueda llamarse «un retroceso o una retirada».

«Creemos que lo que probablemente [los rusos] tienen en mente es un reposicionamiento para priorizar otros lugares», dijo el portavoz del departamento de Defensa de EEUU. Las bolsas se mostraron menos escépticas y operaron con importantes ganancias.REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de EFE y AFP

Más noticias del mundo

– Rusia bombardeó edificio de la Cruz Roja en Mariupol, según Ucrania
– Mujer embarazada decapitó a su esposo cuando intentó abusar de ella
– Hombre murió luego de que cirujano dejara unas tijeras en su estómago