Boris Johnson sobre la situación en Ucrania: «No es un conflicto de la OTAN y no lo será»

Boris Johnson sobre la situación en Ucrania: «No es un conflicto de la OTAN y no lo será»

El primer ministro británico precisó que la Alianza Atlántica no considera posible participar en el conflicto entre Rusia y Ucrania directamente.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, sostiene en un artículo publicado este domingo en The New York Times que «Ucrania no tenía perspectivas serias de ser miembro de la OTAN en el futuro próximo».

Según Johnson, Occidente estaba dispuesto a responder a las preocupaciones de seguridad expresadas por Rusia por la vía de las negociaciones. «Ahora está claro que la diplomacia nunca ha tenido una oportunidad«, subraya el primer ministro británico, que acusa al presidente ruso, Vladímir Putin, de «intentar destruir el propio fundamento de las relaciones internacionales».

Al mismo tiempo, Johnson precisa en su artículo que la Alianza Atlántica no considera posible participar en el conflicto directamente. «No es un conflicto de la OTAN y no lo será. Ninguno de los aliados ha enviado tropas de combate a Ucrania», escribe.

«No tenemos ninguna hostilidad hacia el pueblo ruso y no deseamos impugnar una gran nación y una potencia mundial», recalca el primer ministro británico, que a mediados del pasado mes de febrero señaló que no se puede privar al pueblo ucraniano «del derecho soberano a aspirar a ser miembros de la OTAN».

La seguridad euroatlántica

Pese a la asistencia militar brindada por los países europeos y EE.UU. a Ucrania, Johnson cree que Occidente no hizo lo suficiente para ayudar al país. «Tenemos que restaurar la disuasión eficaz en Europa, donde por mucho tiempo el mero éxito de las garantías de seguridad de la OTAN y EE.UU. fomentaba la complacencia«, enfatiza el jefe del Gobierno británico.

En este contexto, Johnson recuerda que cada vez más países envían asistencia militar a Ucrania, con más de 20 estados contribuyendo al esfuerzo. «Los gastos para la defensa se incrementan, aunque se necesitará tiempo para que se conviertan en capacidades», agrega.

El primer ministro anunció también la adopción de un plan de seis pasos que prevé, entre otros puntos, la creación de una coalición humanitaria internacional y el fortalecimiento de la seguridad euroatlántica. Al mismo tiempo, se precisa que Occidente planea aumentar los envíos de equipos militares a Kiev y la presión económica contra Rusia, si bien «siempre debe estar abierto a la diplomacia y a la desescalada«.

«Nos tendrán a punta de pistola nuclear»

Este sábado, el presidente ruso explicó que la operación especial en Ucrania es un paso necesario para defender la seguridad de Rusia frente a las declaraciones de Kiev sobre su posible adhesión a la OTAN. «Realizan operaciones militares en Donbass y pueden también meterse en Crimea. Y entonces nosotros tendríamos que luchar contra toda la organización de la OTAN«, dijo.

Al mismo tiempo, subrayó que la posible renuncia de Ucrania a su estatus no nuclear representa otra amenaza grave para su país. «Desde ese mismo instante [cuando Ucrania se convierta en una potencia nuclear], el destino de Rusia va a ser completamente diferente, porque entonces nuestros opositores estratégicos […] justo aquí nos tendrán a punta de pistola nuclear», señaló Putin.

En este contexto, el mandatario ruso también subrayó la necesidad de desnazificar Ucrania, dada la presencia de los radicales en las esferas de su Gobierno.

El pasado 24 de febrero, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció «una operación militar especial para defender Donbass». En un mensaje especial a los ciudadanos rusos, el mandatario detalló que el objetivo del operativo es «proteger a las personas que han sido objeto de abusos y de genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años». El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró que las Fuerzas Armadas rusas apuntan a la infraestructura militar ucraniana y no atacan ni a las tropas rendidas ni a la población civil. El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, subrayó que «las tropas rusas no ocupan el territorio ucraniano, hacen todo lo posible para salvar vidas y garantizar la seguridad de los civiles».