Ciudadanos pide adaptar el IRPF a la inflación y aliviar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores

Ciudadanos pide adaptar el IRPF a la inflación y aliviar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores

Ante la escalada de la inflación, Ciudadanos ha registrado este viernes en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley (PNL) para adaptar el IRPF a la inflación y amortiguar la pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo los trabajadores.

«Los umbrales vigentes de la escala general del IRPF no se han modificado desde el 1 de enero de 2015. En este mismo periodo de tiempo (enero de 2015 a diciembre de 2021, último dato disponible en la web del INE), el IPC ha aumentado un 12,8%. En consecuencia, muchos contribuyentes que por efecto de la variación nominal de sus ingresos, sin haber aumentado realmente su capacidad económica, están pagando hoy por un tipo impositivo superior al que debieran«, explica Ciudadanos en el documento de tres páginas firmado por Edmundo Bal, al que ha tenido acceso EL MUNDO.

El partido de Inés Arrimadas propone que las bases pasen de 12.450 euros a 14.044 euros; de 20.200 euros a 22.786 euros; de 35.200 euros a 39.706 euros; de 60.000 euros a 67.680 euros; y de 300.000 a 338.400 euros, lo que supondría un ahorro fiscal para los contribuyentes, ya que en caso de su renta haya aumentado y hayan cambiado de tramo, habrán sufrido una pérdida dado que el incremento ha desaparecido por el efecto de la inflación.

Consideran que no deflactar las tarifas del IRPF «va en contra del mandato constitucional de que el sistema tributario debe atender al principio de capacidad económica, al aumentar el tipo impositivo efectivo del contribuyente sin que este realmente haya aumentado sus ingresos en términos reales».

Además, creen que mantener esos umbrales «que no se corresponden con la realidad económica» está «agravando aún más la pérdida de poder adquisitivo» que sufren los trabajadores por la inflación.

El objetivo de Ciudadanos es que el Congreso emita una PNL en la que «se inste al Gobierno a deflactar la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, con el fin de ajustar los tramos de la escala de dicho impuesto a la evolución de la inflación y a la capacidad económica real de los contribuyentes».

Los trabajadores españoles experimentaron en 2021 la mayor pérdida de poder adquisitivo de al menos los últimos 20 años, ya que sueldos crecieron en promedio mucho menos que los precios. A esto se suma que, al no deflactar las bases del IRPF, el incremento de sueldo que tuvieron (muy por debajo de la inflación) les llevó a pagar más a la Agencia Tributaria con lo que esa ganancia fue aún menor en términos netos.

Mientras tanto, la Agencia Tributaria obtuvo en 2021 una recaudación récord de 220.000 millones de euros,sostenida sobre todo por las clases medias y bajas. Sólo por el IRPF, Hacienda ingresó casi 100.000 millones, récord histórico.