¿Cómo va la confirmación de la primera jueza afro en el Supremo de EE. UU.?

¿Cómo va la confirmación de la primera jueza afro en el Supremo de EE. UU.?

El Senado de EE. UU. dio luz verde este lunes a la continuación del proceso para confirmar a la elegida por el presidente Joe Biden para ocupar una vacante en el Tribunal Supremo, Ketanji Brown Jackson, que podría convertirse en la primera mujer afroestadounidense en llegar a la instancia judicial.

(Lea aquí: EE. UU. anuncia 35 mil visas de trabajo temporal por falta de mano de obra)

Por 53 votos a favor y 47 votos en contra, los demócratas aprobaron retirar la nominación de Jackson del comité judicial de la Cámara Alta, donde poco antes había quedado bloqueada debido a un empate entre sus partidarios (11 demócratas) y detractores (11 republicanos).

La llegada de Jackson a la corte no cambiaría la composición ideológica del Supremo estadounidense

En consecuencia, el líder de la mayoría progresista en el Senado, Chuck Schumer, presentó esta moción para poder seguir adelante en el proceso de nominación. Tras la aprobación de dicha moción, no se espera que el pleno de la Cámara Alta vote sobre la confirmación de la jueza hasta el jueves o el viernes de esta semana.

En principio, la confirmación de la magistrada no tendría por qué complicarse en el hemiciclo, ya que los cincuenta legisladores demócratas han dicho que votarán en bloque a su favor, a los que se sumarán los republicanos Susan Collins, Mitt Romney y Lisa Murkowski.

Los demócratas tienen una ajustada mayoría en el Senado con 50 escaños frente a los 50 de los republicanos, aunque cuenta con el voto de desempate de la vicepresidenta del país, Kamala Harris.

Durante las audiencias ante el comité judicial, los conservadores han criticado a Jackson por su trabajo en defensa de los presos de Guantánamo (Cuba) e incluso le han llegado a acusar de incurrir en su trayectoria como jueza en un «patrón que permitía a los acusados de pornografía infantil salir indemnes de sus espantosos crímenes».

(Le puede interesar: EE. UU. busca suspensión a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU)

Estas acusaciones, aportadas sin pruebas, han sido criticadas por medios conservadores como The National Review y hasta miembros del propio partido republicano han intentado marcar distancias.

La nominada a la Corte Suprema Ketanji Brown Jackson.

Foto:

EFE/EPA/SHAWN THEW

¿Qué cambia si Jackson llega a la Corte?

En todo caso, la llegada de Jackson a la corte no cambiaría la composición ideológica del Supremo estadounidense, que con seis jueces de tendencia conservadora y tres progresistas, está más inclinado a la derecha que en ningún momento desde la década de 1930.

Jackson fue designada en reemplazo del progresista Stephen Breyer, quien se jubilará a finales de junio, por lo que, de confirmarse su nombramiento, no cambiará la composición ideológica de la máxima corte, con seis de los nueve miembros de tendencia conservadora.

Algunos de sus integrantes deciden retirarse y otros ejercen el cargo hasta su muerte, como la progresista Ruth Bader Ginsburg, quien falleció en 2020 a los 87 años y que llegó a ser la jueza en funciones de mayor edad.

El tribunal cuenta hoy con tres conservadores designados por el predecesor de Biden, Donald Trump.

Al igual que todos los funcionarios públicos y presidentes de Estados Unidos, los jueces de la Corte Suprema pueden ser acusados y destituidos de sus cargos si son declarados culpables de traición, corrupción u otros delitos graves, algo que hasta ahora nunca ha sucedido.

(En otras noticias: Biden pide juzgar a Putin por crímenes de guerra por lo ocurrido en Bucha)

La corte celebró su primera sesión en 1790 y los jueces han servido durante un promedio de unos 15 años.

Sin embargo, algunos sirven mucho más tiempo. Anthony Kennedy, quien se jubiló en 2018, fue designado en 1987 por el entonces presidente Ronald Reagan y confirmado al año siguiente.

Cualquier candidato a juez del máximo tribunal debe ser propuesto por el Presidente y, posteriormente, sobrevivir a una audiencia de confirmación por parte del Comité Judicial del Senado. Por último, debe ser aprobado por el pleno de la Cámara alta.

AFP Y EFE

Más noticias