Condenan a 9 años de prisión a joven que confesó abuso sexual por WhatsApp

Condenan a 9 años de prisión a joven que confesó abuso sexual por WhatsApp

Un joven de 22 años fue condenado a nueve años de prisión en España tras haber confesado un abuso sexual por medio de WhastApp. El hombre también tendrá que pagar una indemnización de 15.000 euros (más de 60 millones de pesos colombianos) a la víctima.

(Lea también: Francia: los misteriosos ataques con agujas en discotecas y conciertos)

Según el diario ‘El País’, la condena al joven Martí, como fue identificado el agresor, fue impuesta por la Audiencia de Girona tras evaluar las evidencias existentes. El joven fue condenado por los delitos de agresión sexual consumada e intento de agresión sexual contra Mireia, como se ha identificado a la víctima.

Los hechos

El diario citado menciona que los hechos ocurrieron en abril de 2019. Mireia, la joven víctima de abuso sexual, llegó a la casa de Martí, con quien tenía “una estrecha relación de amistad” desde hace mucho tiempo, después de una fiesta.

Según el relato de la joven, que por ese entonces tenía 18 años, se quedó a dormir en casa del hombre tras el festejo en el que habían estado juntos para no molestar a sus familiares a su llegada.

(Le puede interesar: Pasajera con parálisis fue dejada en un avión y nadie lo notó por 1 hora)

Mireia narró, según ‘El País’, que el joven llegó en ropa interior al cuarto de invitados, el lugar en donde ella se encontraba. El adolescente se acostó junto a ella y comenzó a tocarla sin su consentimiento. Con violencia, intentó separar las piernas de la mujer para abusar de ella.

La joven se dirigió a la casa del agresor tras estar juntos en una fiesta.

Foto:

Istock

La fuerza de la joven logró frenar al agresor, quien luego se quedó dormido.

Sin embargo, según menciona el diario español, el joven se despertó para apagar una alarma en su celular y fue entonces cuando abusó sexualmente de Mireia.

La confesión que sirvió ante la justicia

Tras lo ocurrido, la joven se dirigió a la casa de otro amigo, quien ideó una estrategia para que el agresor aceptara el abuso al que había sometido a la adolescente.

Joan, amigo de Mireia, utilizó WhatsApp para que el hombre confesara el abuso. En los mensajes, el agresor pidió disculpas a la joven por “haberse sobrepasado”, pero justificó lo ocurrido con una conversación «subida de tono» que habían tenido durante la fiesta.

“Si en el momento no quería no sé por qué has tenido que hacerlo”, le escribió la joven al agresor, quien respondió: “Ya, ya. No tengo derecho”.

El agresor también envió otros mensajes en los que le decía a Mireia que ella lo había “provocado” y que él «no había podido detenerse».

(Además: Estos son los países que han implementado la semana laboral de cuatro días)

El proceso judicial

Según el diario ‘El País’, el tribunal concluyó que la conversación en la que el joven reconoció el acto constituyó una prueba clave que confirmó el relato de la víctima.

“La conversación, para la que el acusado no supo dar ninguna explicación creíble en el juicio (dijo que se le había malinterpretado, sin más) “corrobora de forma diáfana” el relato de la víctima”, mencionó el medio.

El tribunal determinó que el relato de la mujer fue sincero y creíble y que se mantuvo estable desde el inicio del proceso judicial. Además, la justicia concluyó que en este caso hubo violencia e intimidación hacia la víctima.

(Puede leer: El consentimiento expreso será clave para juzgar delitos sexuales en España)

El joven fue condenado a nueve años de prisión y a pagar una indemnización a la víctima.

Foto:

iStock

En medio de las audiencias, el joven afirmó que la relación había sido consentida. Luego, afirmó que la víctima había inventado la historia para ganar la atención de sus padres.

Coincidiendo con esta y otras denuncias de abuso sexual, el Congreso de España aprobó hace una semana una ley que vuelve el consentimiento una pieza clave para juzgar los delitos de abuso sexual.

La ley ‘solo sí es sí’ indica que todo acto sexual sin un consentimiento será calificado como agresión.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Más noticias

Poveglia: esta es la historia de la isla ‘más embrujada del mundo’

Blanche Monnier, la joven que duró 25 años secuestrada por su familia

Estados Unidos implementa reconocimiento facial a viajeros en aeropuertos