Ecuador vive nuevo baño de sangre tras masacre de presos

Ecuador vive nuevo baño de sangre tras masacre de presos

Al menos 43 reos resultaron muertos, ocho heridos y 220 prófugos, de los cuales poco más de la mitad ya fueron recapturados por las autoridades, fue el saldo que dejó este lunes una nueva masacre carcelaria en Ecuador, registrada esta vez en el centro penitenciario de Santo Domingo de los Tsáchilas, a 133 kilómetros de Quito, la capital ecuatoriana.

(Lea también: Rafael Correa: Bélgica rechaza pedido de extradición solicitado por Ecuador)

Las macabras escenas de cadáveres mutilados y degollados conmovieron al país, que superó los 400 reclusos fallecidos en enfrentamientos entre bandas rivales en poco más de dos años.

Y este 2022 suma 63 muertes, siendo esta nueva masacre la más grande del año, por encima de la anterior, ocurrida un mes atrás en la cárcel de la sureña ciudad andina de Cuenca, donde murieron 20 reclusos y al menos otros diez resultaron heridos.

“Nos encontramos con una carnicería, cuerpos apuñalados, degollados, mutilados, regados por diferentes espacios.

“Mi más sentido pésame a los familiares y seres queridos de los fallecidos. Este es un lamentable resultado de la violencia entre bandas”, señaló en redes el presidente Guillermo Lasso, quien se encuentra en visita oficial a Israel.

En las cárceles de Ecuador, donde unos 38.000 presos viven en hacinamiento, se han registrado macabros hechos como consecuencia de enfrentamientos entre las mismas bandas rivales conocidas como: ‘Choneros’, ‘Los Lobos’, ‘Los Chonekillers, ‘Los Lagartos’, ‘Los Tiguerones’, ‘Los R7’ y parte de las bandas narcodelictivas que se disputan el poder al interior de los centros y el control del microtráfico en las calles del país.

“Nos encontramos con una carnicería, cuerpos apuñalados, degollados, mutilados, regados por diferentes espacios. Intentaron amontonar los cuerpos, seguramente con la intención de incinerarlos”, señaló a EL TIEMPO un miembro policial, que desbordado por la experiencia, insistía que “es una locura”, “están locos”.

.#URGENTE Continúa la #masacre en las #carceles #Ecuador al interior de la cárcel de Santo Domingo. Solo en esta fotografía hay 8 cuerpos con señal de acribillamiento.#LassoRevocatoriaYa pic.twitter.com/zO0V0yJtiU

— 🅒🅤🅔🅝🅒🅐 🅛🅐 🅑🅔🅛🅛🅐 (@juve_5_azuay)

May 9, 2022

El enfrentamiento habría iniciado cerca de las 2 de la madrugada de este lunes, según los primeros informes. Apenas pasado el mediodía, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, informó que miembros de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas habían retomado el control del centro penitenciario.

Carrillo, en rueda de prensa, señaló que la mayoría fueron asesinados con armas blancas.

“Los cuerpos fueron expuestos en los pabellones y celdas del centro carcelario”, afirmó al informar que los protagonistas del hecho usaron armas de fuego para tratar de escapar y reconoció que, a pesar de que se logró la recaptura de 112 reos, “hay una fuga importante de detenidos”.

(Además: Sigue la violencia en cárceles de Ecuador: 15 heridos en prisión de Quito)

La masacre en las cárceles parece ser un hecho más que recurrente en el país vecino. En febrero de 2021, en la cárcel del Litoral de Guayaquil, la más violenta, 79 privados de la libertad fueron cruelmente asesinados, incluso desmembrados con motosierras. En julio, otro evento similar, dejó 22 muertos y la falta de control del Estado permitió, el 28 de septiembre, el asesinato de otros 118 reos.

Antes de estos episodios, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, presumía de que en los tres primeros meses de 2022 apenas habían fallecido ocho presos en las cárceles ecuatorianas, y que las muertes intracarcelarias se habían reducido más del 90 por ciento sobre el año anterior, cifras que saltaron por los aires con las dos últimas matanzas.

Lasso, quien justamente está fuera del país con el objetivo de conseguir más apoyo y cooperación del gobierno israelí en materia de seguridad para hacer frente a la violencia de las organizaciones criminales, fue señalado -en septiembre pasado- por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de no hacer suficientes esfuerzos para frenar la violencia en las cárceles ecuatorianas, instando a su Gobierno a que “investigue de oficio y con debida diligencia los hechos” e implemente acciones para evitar la repetición.

Como principales causas de la violencia intracarcelaria, la CIDH identificó la ausencia de control efectivo por parte del Estado en los centros donde ocurrieron los hechos de violencia más graves, lo que habría derivado en que en la práctica, el control intracarcelario esté a cargo de las propias personas detenidas.

Eso sumado a que ya en diciembre de 2021, dos expertos de la ONU en derechos humanos urgieron a las autoridades ecuatorianas a tomar medidas inmediatas para evitar más pérdidas de vidas en los centros penitenciarios.

Ante el exhorto, Lasso declaró el estado de emergencia en los centros penitenciarios, pero a pesar de que el Gobierno está en vías de contratar a 1.400 nuevos agentes penitenciarios e inició un proceso de indulto a 5.000 detenidos por causas menores como robo, estafa o hurto, para aliviar el hacinamiento carcelario, la violencia sigue imparable.

‼️#CrisisCarcelaria en #Ecuador‼️ El @MinInteriorEc confirma el fallecimiento de 2 personas privadas de la libertad, 5 heridos y 40 reos recapturados en los exteriores de la cárcel de #SantoDomingo @teleSURtv pic.twitter.com/4Ufirf1g2V

— teleSUR Ecuador (@teleSUREcuador)

May 9, 2022

La crisis carcelaria en Ecuador

En los últimos meses, al menos 11 detenidos han sido encontrados ahorcados en diferentes cárceles, mientras que la costa de Ecuador está azotada por el control del narcotráfico y la exportación principalmente de cocaína.

El pasado 3 de abril, en la cárcel de Turi de la provincia del Azuay, al sur del país, un amotinamiento dejó 20 muertos, hecho que derivó en la decisión gubernamental de trasladar a cinco cabecillas de las bandas en disputa a “La Roca”, una desocupada cárcel de máxima seguridad en Guayaquil.

Entre ellos se encontraba alias ‘Anchundia’, supuesto líder de ‘Los Lobos’, que amparado en una medida judicial de habeas corpus fue reubicado en la cárcel de Santo Domingo, lo que habría desatado el enfrentamiento con ‘Los R7’, una facción disidente de esa organización delictiva, según informó Carrillo.

Para el especialista en seguridad, Daniel Pontón, los traslados ordenados por la justicia de líderes de bandas están expandiendo la violencia a otras cárceles.

«Esta estrategia de reubicación de gente en otros centros penitenciarios que anteriormente habían estado relativamente tranquilos (…) empieza a hacer que el problema se haya generalizado», dijo a la AFP Pontón, decano de la Escuela de Seguridad y Defensa del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

Ecuador enfrenta además un aumento de la violencia en las calles y del narcotráfico, que en los cuatro primeros meses del año dejan 1.255 muertes criminales -entre ellos decapitados y mutilados-, la mitad de lo registrado en todo 2021.

Lo cierto es que, pese al reconocimiento del presidente de que lo vivido este lunes “fue una crueldad”, empiezan a crecer las voces que insisten en que si esto sigue ocurriendo es porque los hechos encuentran impunidad en la Justicia y falta de acción Ejecutiva.

(Puede leer: Cuatro años sin verdad: la tragedia del equipo de ‘El Comercio’)

“Lasso tropieza en sus acciones y omisiones”, afirma el catedrático Francisco Escandón al cuestionar la acción gubernamental para frenar la violencia. “La escalada de robos, sicariatos, ajustes de cuentas, feminicidios, masacres carcelarias, carros bomba, infanticidios y guerra entre bandas criminales, exponen a un gobierno inmovilizado y desbordado por el poder de las mafias que están camufladas incluso en la misma policía y fuerzas armadas”, sentenció.

ANA LUCÍA ROMÁN
PARA EL TIEMPO
QUITO

Más noticias

Presidente Zelenski: ‘Muy pronto habrá dos Días de la Victoria en Ucrania’

Visa americana: Embajada de Estados Unidos anunció cambios en el proceso

Debanhi Escobar: hallan su identificación muy lejos del motel