EE. UU.: las razones de Biden tras el alivio de restricciones sobre Cuba

EE. UU.: las razones de Biden tras el alivio de restricciones sobre Cuba

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sorprendió a muchos este lunes al anunciar el levantamiento de algunas de las restricciones contra Cuba que se habían reimpuesto durante los cuatro años de Donald Trump en la Casa Blanca.

Entre ellas el restablecimiento de vuelos comerciales a ciudades diferentes a La Habana, la suspensión de un límite de US $1.000 dólares cada tres meses sobre las remesas que se podían mandar a la isla y la reanudación del programa de reunificación familiar.

Por qué lo hizo, y justo en este momento, es algo que todavía es materia de discusión. Pero hay varias razones que saltan a la vista. Entre ellas, la Cumbre de las Américas que se realizará el mes entrante en Los Ángeles y el siempre polémico tema migratorio.

Vista de las protestas en Cuba durante el 2021. La represión contra esos movimientos fue condenada por la Casa Blanca.

Foto:

YAMIL LAGE / AFP

El anuncio está relacionado a las dificultades que ha planteado la Cumbre para Biden

Aún antes de ganar las elecciones Biden había prometido que reversaría las medidas tomadas por Trump. Algo con mucho sentido, pues uno de los legados de la administración de Barack Obama (2008-2016) de la que él hizo parte como vicepresidente fue el restablecimiento de la relaciones diplomáticas entre ambos países tras casi 50 años de hostilidad.

Sin embargo, sus planes quedaron en remojo el año pasado tras la brutal represión del régimen cubano contra manifestantes en la isla que salieron a protestar a las calles y que provocaron una airada reacción en Estados Unidos, especialmente entre la comunidad de cubano americanos.

Muchos aliados demócratas de Biden en el Congreso, en particular los que representan a esta comunidad, como el senador Bob Menéndez, le advirtieron al presidente que cualquier signo de debilidad frente al régimen sería duramente criticado pues no se podía premiar a una dictadura que castigaba de esa manera a sus ciudadanos y estaba incrementando su represión contra la disidencia política.

Vista de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba.

Foto:

Yamil LAGE / AFP

Aún así, al interior de la administración se continuó trabajando desde entonces en un esquema que no fuera visto como eso pero que sirviera para mejorar la calidad de vida de los cubanos y familiares que viven en Estados Unidos.

Entre otras cosas, porque el grueso de los demócratas, su partido, sigue creyendo como Obama que el embargo económico no ha funcionado y que la mejor manera de producir un cambio en Cuba es a través de políticas que estimulen la apertura comercial entre ambos países.

De allí, dice Cynthia Arnson, directora para América Latina en el Centro Woodrow Wilson, que las medidas anunciadas por Biden sean limitadas y enfocadas a beneficiar a la población, que vive momentos muy duras por las penurias económicas que ha causado la pandemia del covid-19 en la región.

Pero según Arnson, la razón principal tras los anuncios sobre la isla es probablemente la Cumbre de las Américas.

Varios países de la región han criticado a la administración demócrata por su anticipada decisión de no invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre. Si bien las invitaciones no han sido enviadas aún, -se espera que salgan esta semana- líderes de países como México y algunas naciones caribeñas han dicho que no asistirán si no se invita a todos los países del Hemisferio.

«El anuncio está relacionado a las dificultades que ha planteado la Cumbre para Biden. El presidente quiere llegar a la cita con una agenda positiva para la región y este alivio de las sanciones hace parte de eso. Muchos lo critican por que América Latina no suele estar entre las prioridades de Estados Unidos y este es un gesto en esa dirección», sostiene Arnson.

De acuerdo con esta analista, sin embargo, lo más probable es que eso no deje satisfecho a sus críticos. Entre otras cosas por que la decisión de no invitar a Cuba es una que se da como un hecho. Está, por lo tanto, más bien dirigida a la base de su partido que le venía pidiendo un cambio de dirección frente a los años de Trump.

Por otro lado, la decisión también responde a un tema migratorio. Desde hace algunos meses el número de cubanos que está llegando a la frontera sur con Estados Unidos para tratar de ingresar ilegalmente o solicitar asilo se ha disparado.

De hecho, en este momento los cubanos son el segundo grupo de migrantes más grande después de los mexicanos. Solo en marzo de este año la patrulla fronteriza arrestó a más de 32.000 cubanos, el número más grande que se registra desde las época del Mariel en los años 80. La diferencia ahora es que están llegando por tierra y no por mar.

Pero eso ha contribuido a la crisis migratoria en la frontera, donde están llegando números récord de personas y que es un tema explosivo para el presidente.

La administración demócrata prometió revertir algunas de las políticas impuestas por Trump contra Cuba.

Foto:

Mandel Ngan / AFP

Gracias a un acuerdo previo, que llevaba décadas, Estados Unidos se había comprometido a otorgar 20.000 visas anualmente a cubanos siempre y cuando la isla aceptará la deportación de los que intentaban ingresar ilegalmente o eran inadmisibles.

Ese acuerdo se suspendió en el 2018 con la llegada de Trump. Pero ahora Biden está en proceso de reactivarlo para reducir la presión que ya de por si existe en su frontera sur.

Y, para lograrlo, tenía que otorgar algunas concesiones, como las que anunció este lunes.

(En otras noticias: Tiroteo en Buffalo: la teoría conspirativa que motivó al atacante)

Aunque las medidas están siendo criticadas por los republicanos y por sectores demócratas anti castristas – como el de Menéndez- Biden al parecer concluyó que tenía más por ganar que perder si daba un paso limitado hacia el ablandamiento de las sanciones.

Funcionarios de la administración reiteraron este lunes que la nueva política lo que busca es promover la rendición de cuentas por abusos a los derechos humanos, y por eso se incluyen sanciones directas contra miembros del régimen y los militares.
Pero, a su vez, que se exploren alternativas para respaldar al pueblo cubano.

«Fundamentalmente estas políticas están diseñadas para avanzar nuestros propios intereses nacionales sin buscar el restablecimiento de las relaciones con el gobierno comunista», dijo a periodistas en Washington un alto funcionario.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter @sergom68

Más noticias

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso,
actívate