El Atlético de Madrid más ‘Cholista’recupera su identidad

El Atlético de Madrid más ‘Cholista’recupera su identidad

El Atlético de Madrid quiere que el partido ante el Manchester United sea el punto de partida para lo que queda de temporada. Pese a que no se logró la victoria y habrá que ganar en Old Trafford para lograr el billete para los cuartos de final de la Champions, la buena imagen ofrecida es el camino a seguir tanto para continuar en la competición continental como para reaccionar en la Liga, donde ahora mismo ocupa la quinta posición en la clasificación.

«Me voy con un equipo que compite, que está fuerte y que hizo muchas cosas buenas», manifestó Simeone, satisfecho, tras el choque ante los diablos rojos. «El equipo trabajó muy bien el partido, con el espíritu que solemos tener, con un trabajo táctico ordenado muy bueno. Hemos presionado bien, hemos jugado el partido que queríamos», añadió el Cholo.

Lejos queda la mala imagen del equipo en lo que va de 2022, especialmente hace una semana en la dura derrota ante el colista, un Levante que no había ganado ni un solo partido en la Liga durante esta temporada. «Más doloroso es el partido del Levante que no jugaste como tenías que hacer y te vas con una sensación negativa. Hoy nos vamos con una sensación positiva, alimentando lo que queremos», dijo el técnico.

La alineación de Simeone fue una vuelta a los orígenes, una apuesta por recuperar la fiabilidad atrás con cinco defensas puros en la que los laterales tenían una gran presencia ofensiva. Vrsaljko acarició el gol en un cabezazo que se estrelló en el larguero y Renan Lodi fue el mejor jugador rojiblanco, creando constante peligro desde la banda izquierda, desde la que asistió de manera magistral en el gol colchonero, obra de Joao Félix.

Un centro del campo bregador fue la solución de Simeone ante la baja de Koke. Geoffrey Kondogbia y Héctor Herrera demostraron que pueden jugar un papel importante en el equipo. No destacan en la creación del juego, pero sí aportaron energía y tiraron al equipo hacia adelante para presionar muy arriba al Manchester United. El resultado fue que durante la primera hora de juego, el Atlético robo el balón en campo rival en numerosas ocasiones y de ahí nacieron varios ataques peligrosos de los colchoneros.

El que más ventaja sacó del planteamiento fue Marcos Llorente. Condenado al lateral por necesidades del equipo en demasiadas ocasiones, desde esa posición no aprovecha su privilegiado físico, algo que sí pudo hacer el miércoles. Partiendo de una posición teórica de mediapunta, el madrileño cayó a la banda derecha –donde Vrsaljko subió menos que Lodi– con frecuencia para crear peligro desde ese lado del campo.

Y en ataque, la dupla Joao Félix-Ángel Correa es la que más despliegue físico ofrece. El luso fue el que más brilló, con un gran gol y generando peligro constante. Con la vuelta de Antoine Griezmann, habrá que ver cómo Simeone acopla al atacante galo.

En definitiva, ante el United se vio al mejor Atlético de Madrid, un equipo que ha perdido su identidad esta temporada y que en la Champions la recuperó. Si fue solo un espejismo, algo temporal, o el inicio de una reacción es algo que solo los siguientes partidos pueden revelar.