El Barça dejó escapar dos oportunidades millonarias y no encuentra patrocinador para la camiseta de la temporada 21/22

El Barça dejó escapar dos oportunidades millonarias y no encuentra patrocinador para la camiseta de la temporada 21/22

Al Barcelona se le acumulan los problemas, pues además de la marcha de Leo Messi, las lesiones de jugadores cave como Dembélé y el irregular rendimiento deportivo, los problemas económicos siguen asfixiando la solvencia del club. Ahora, la economía del club depende de los acuerdos de patrocinios que se firmen para el futuro, algo que se está convirtiendo en una dura tarea para la directiva liderada por Laporta.



Según fuentes cercanas al club, en los últimos meses el Barça ha dejado escapar dos patrocinadores que pretendían ocupar el frontal de la camiseta a cambio de cuantiosas sumas. Ambas, una de ellas dedicada a los ‘cryptoexchanges’ (punto de intercambio de criptomonedas) y la otra dedicada a la educación online, ponían sobre la mesa más de 55 millones de euros anuales.

La empresa de ‘cryptoexchange’ es una de las tres más grandes de su sector y llegó a ofrecer 70 millones más una bonificación del 20% según el rendimiento del primer equipo de fútbol masculino. La oferta hasta llegó a pasar todos los controles internos del club, incluido el del departamento de ‘compliance’, que se encarga del cumplimiento normativo tanto interno como externo, pero no convenció ni en el comercial ni en la junta directiva por tratarse de un sector controvertido.

Con mejores ojos recibió Laporta la oferta de una empresa india dedicada a la educación online, que podía contener colaboraciones con las academias del Barça y con el Barça Innovation Hub (el área de innovación tecnológica). La misma llegó a ofrecer este verano una cifra de 58 millones de euros más una bonificación del 15% y que casaba con los valores que defiende el club azulgrana.

Sin embargo, a pesar de que la empresa fue incrementando substancialmente los 40 millones iniciales que ofertó, algunos ejecutivos de la entidad catalana pretendían que superara los 60 millones anuales y la negociación se fue postergando cuando ya estaba a punto de cerrarse en mayo. Hasta que a principios de agosto llegó el adiós de Leo Messi, el mejor activo del Barça, y todo se rompió.

Así, ahora mismo no hay ninguna negociación cerca de cerrarse para ser el relevo de Rakuten a partir del 30 de junio de 2022, que esta temporada está pagando 30 millones de euros más variables. Pero el Barça está explorando una vía que hace dos años ya intentó la junta directiva de Josep Maria Bartomeu, un fondo de inversión propiedad del gobierno saudí aporte 100 millones de euros anuales por patrocinio.

Pese a que sería una vía de entrada de cuantiosos ingresos, la opción se está encontrando con muchas reticencias dentro del club, ya que en la reciente Asamblea General de Compromisarios se aprobó la inclusión en los Estatutos del compromiso de luchar contra la discriminación de género, la homofobia, el sexismo y el racismo, unos valores que se considera que no estarían en la línea de este patrocinio.

A noviembre de 2021, el club azulgrana tiene 29 patrocinadores, once menos de los que había en abril de 2019, cuando se logró el récord histórico de 40. A esto hay que añadir unas previsiones poco esperanzadoras, pues el departamento comercial estima que podrían llegar a perder hasta diez más antes del final de este ejercicio. El de la manga izquierda, que quedó vacía tras la renuncia de Beko, tampoco está cerca de cerrarse.