El Barça saca un empate y gracias en su visita al Eintracht

Con mucho esfuerzo y más sufrimiento del que todo el mundo pensaba antes del choque, el Barça salvó un empate (1-1) en su visita a Alemania que no sabe nada mal viendo cómo se desarrolló el partido. El Eintracht no solo plantó cara sino que fue mejor durante buena parte del choque y hasta se llegó a adelantar en el marcador. La reacción azulgrana llegó a tiempo y un gol de Ferran dejó en tablas la ida de los cuartos de final de la Europa League.

Pese a que el choque arrancó con una gran ocasión de Ferran, a cuyo chut desde fuera del área respondió Trapp con un paradón, lo cierto es que el conjunto azulgrana nunca estuvo cómodo en el campo, especialmente en la primera parte. Los jugadores del Eintracht defendían con orden y salían como aviones en contras que creaban siempre muchísimo peligro.

Un chut de Knauff fue el primer aviso, y poco fue un milagro que los germanos no se adelantaran. Un veloz ataque acabó con Sow solo en el área, pero su remate con la izquierda se perdió pegado al palo.

Al Barça no le convenía un partido así y decidió dormirlo a través de la posesión. No tenía llegadas claras al área, pero al menos durante muchos minutos el Eintracht desapareció. Fue, eso sí, antes de que en el tramo final de la primera parte los alemanes volvieran a apretar. Una buena llegada por la izquierda del incisivo Kostic lo despejó Ter Stegen y después el colegiado señaló penalti por un derribo de Busquets. Sin embargo, el VAR avisó al colegiado, que fue al monitor y observó que el de Badía había tocado el balón. Pena máxima anulada.

Con un disparo que se fue algo alto de Lindstrom acabaron unos primeros 45 minutos nada positivos para el conjunto de Xavi Hernández.

La reanudación no pudo comenzar peor para el Barça. Un chutazo de Knauff desde la frontal tras un córner acabó colándose por la escuadra para abrir el marcador.

Con la necesidad de remontar, el técnico de Terrasa metió en el campo a Dembélé y Frenkie de Jong y, fuera por el resultado o por los cambios, el choque cambió radicalmente. El Barça agarró el balón y acorraló a su rival, no dejándole apenas salir de su campo hasta que llegó el empate.

Dembélé arrancó con su habitual habilidad, De Jong y Ferran hicieron una pared maravillosa rodeados de rivales en el área y el valenciano definió con precisión para poner el empate en el marcador.

La expulsión de Lucas Melo con algo más de 10 minutos por delante hizo que el Barça acorralara al Eintracht en el tramo final del choque, pero los alemanes se defendieron con orden y el segundo tanto blaugrana no llegó. Será el Camp Nou, el próximo jueves, el que dictará sentencia.