El Barça se cita con el Madrid en la final de la Copa ACB

El Barça se cita con el Madrid en la final de la Copa ACB

El Barça alcanzó la final de la Copa del Rey 2022 al superar (103-90) este sábado al UCAM Murcia en un apretado billete por el último escalón en el Palacio de los Deportes de Granada, solventado gracias al liderazgo de Mirotic (15 puntos, 8 rebotes y 30 de valoración) y al arrebato anotador decisivo de Kuric.

Los de Sarunas Jasikevicius no fallaron a la cita con el Real Madrid, que venció (94-74) al Lenovo Tenerife en la anterior semifinal, a pesar de que el UCAM apretó en busca de hacer historia con su primera final. El campeón se rebeló en el último cuarto y defenderá el título este domingo (18:30), con la opción de sumar su cuarta Copa en los últimos cinco años.

Con el mejor ataque de la Liga enfrente, el Barça no podía tomarse mucho respiro en defensa. El habitual muro que es el equipo de ‘Saras’ logró imponerse en el primer cuarto, aunque el UCAM falló mucho también sin oposición. McFadden y Taylor terminaron encontrando el camino en el segundo cuarto para que el Palacio granadino se fuera al descanso con algo de emoción.

La victoria del Real Madrid sobre los de La Laguna no la tuvo, pero al campeón le tocó sudar quizá más de lo esperado. Los de Sito Alonso ganaron el rebote en el aro rival y poco a poco fueron entonando muñecas. Quien venía enchufado ya del hotel fue una vez más Laprovittola, con 16 puntos en el primer tiempo.

El argentino siguió conjugando el verbo encestar y Mirotic ejerció de líder, sobre todo desde que el panorama empezó a complicarse en el segundo cuarto. Después de un 32-16, el Barça fue perdiendo el control, sin un buen Calathes y con Mirotic sufriendo la defensa de Rojas. Smits dio puntos también a los de ‘Saras’ pero tocaba apretar en defensa, tanto por fuera como por dentro.

El UCAM le endosó 33 puntos al vigente campeón de Liga Endesa y Copa en el segundo acto, con Cate completando la amenaza desatada de McFadden y Taylor. El partido se calentó también en los banquillos y el Palacio apretó con una mayoría murciana en la grada. Mirotic volvió a pedir el protagonismo, a pesar de tener pegado a Radovic, mientras el mejor ataque de la Liga se venía arriba (55-49).

El paso por vestuarios no enfrió a los de Sito, que remaron y remaron hasta lograr la remontada. Fue incluso con la segunda unidad, entrando Bellas y Czerapowicz conectados (65-66). El Barça tembló por momentos, sin un Calathes seguro, ni un director de orquesta claro. ‘Saras’ tampoco dio el mando a Jokubaitis y el cuadro catalán se enredó buscando la solución al infierno.

Lima volvió también a la carga, desde su inicio gladiador, y la sangría en el rebote empezaba a ser sonrojante para los de ‘Saras’. Al borde del precipicio el Barça se agarró a Mirotic, paliando esa merma bajo el aro y anotando de manera continuada. El hispano-montenegrino volteó él solo el marcador y las sensaciones de cara al último cuarto. Sanli arregló también lo del rebote y la defensa culé dio un par de pasos hacia delante para frenar los triples.

Con McFadden por los suelos y fuera de combate, y el UCAM, que llegó a Granada superando in extremis varias cuarentenas por el COVID, se quedó sin energía para rematar la faena. Apareció Kuric, con 11 puntos en el último cuarto, y el Barça, del susto mayúsculo, pasó a sacar un billete casi plácido a la final. Otro Clásico al que le tiene tomada la medida pero que será otra batalla.