El FMI advierte que América Latina crecerá menos de lo esperado en el 2022 (y lo hará de modo muy desigual)

El FMI advierte que América Latina crecerá menos de lo esperado en el 2022 (y lo hará de modo muy desigual)

El organismo sostiene que la economía regional avanzará un 2,4 %, lo que representa un 0,6 % menos de lo estimado en octubre. México y Brasil protagonizan la frenada.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó su último informe de perspectivas de la economía global para el 2022 y bajó las expectativas para el crecimiento de la economía en América Latina, que avanzará menos de lo esperado en medio de una desaceleración mundial.

Así, el organismo financiero estimó que la región tendrá un alza en la actividad del 2,4 %, lo que refleja un 0,6 % menos de lo proyectado en octubre. Para el 2023, el crecimiento sería del 2,6 %.

Los que se frenan y las «sorpresas de crecimiento»

En las estimaciones del FMI aparecen casos como el de México, con un crecimiento del 2,8 %, aunque en octubre se creía que sería del 4 %. Según Bloomberg, esto se explica porque la demanda externa de EE.UU. disminuirá.

Brasil, la principal economía de Sudamérica, solo crecerá un 0,3 %. Los expertos afirman que esto se debe al incremento de las tasas de interés como una medida para frenar la subida de precios, aunque ello desalienta la producción. 

Sin embargo, el Fondo destacó «sorpresas de crecimiento», como son los casos de Chile, Colombia y Perú. Al respecto, en los próximos días el organismo dará mayores detalles sobre sus perspectivas en la región, aunque en la cumbre de Davos de este martes se revelaron cifras de algunos países, como Argentina: crecerá un 3 %, lo que significa un 0,5 % más de lo estipulado en octubre.  

Desaceleramiento global

El empeoramiento de las perspectivas para América Latina se dan en un marco adverso a nivel global. Según el Fondo, el crecimiento económico del mundo será menor debido a la creciente cantidad de contagios de la variante ómicron del coronavirus, sumado a la inflación de EE.UU., la contracción del sector inmobiliario en China y la lentitud en la recuperación del consumo privado. 

Así, mientras en 2021 el crecimiento mundial fue del 5,9 %, se proyectó que este año la cifra sería del 4,4 %, medio punto porcentual menos a lo estimado en la publicación de hace unos meses. 

«En tanto que se proyecta que economías avanzadas retomarán tendencia previa a la pandemia en 2022, economías de mercados emergentes y en desarrollo sufrirían grandes pérdidas de producto a mediano plazo», advierte el organismo financiero.

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos.