El Gobierno modera su propuesta de temporalidad y replanteará los ERTE para mantener a los empresarios en la mesa de la reforma laboral

El Gobierno modera su propuesta de temporalidad y replanteará los ERTE para mantener a los empresarios en la mesa de la reforma laboral

El aviso de los empresarios sobre su disposición a descolgarse de un acuerdo que traspase sus líneas rojas ha llevado al Gobierno a replantear parte de la propuesta de reforma laboral que había trasladado a los agentes sociales en las últimas semanas. La temporalidad de los contratos y el nuevo sistema de mantenimiento del empleo han centrado estos cambios en la mesa de negociación celebrada esta mañana.

Las referencias a un máximo de temporalidad en la plantilla como el del 15% que se planteó el pasado 14 de octubre -último borrador elaborado exclusivamente por el Ministerio de Trabajo- han desaparecido tras recibir fuertes críticas de las patronales y de sindicatos como CCOO. Fuentes del diálogo social explican que en el último texto la propuesta deja paso a mantener los contratos temporales en una lista de actividades consideradas ocasionales y por un periodo máximo de tres meses. El recurso a estos contratos tendría un límite en función del tamaño de la empresa y no podrían encadenarse por un periodo superior a cinco meses.

Una empresa de entre uno y cinco trabajadores, por ejemplo, podría recurrir a un contrato ocasional; si tiene entre 101 y 500 empleados, 15; y si tiene más de 500, el tope serían 30. Al margen de las cifras planteadas, esta temporalidad adaptada a las circunstancias de cada sector y de cada empresa era una demanda de las patronales y tendrá un margen excepcional para el sector agrícola, donde las propuestas iniciales de Trabajo habían hecho sonar las alarmas. El cambio en los planteamientos del Gobierno sobre los modelos de contratación se produce después de que la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, impusiera una nueva «metodología» para abordar las negociaciones con los agentes sociales.

La redacción de las propuestas ha pasado a ser el resultado de las contribuciones de varios ministerios como Asuntos Económicos o Seguridad Social en lugar de las de Trabajo, exclusivamente. Así pues, puede considerarse el documento de partida con el que el Ejecutivo busca un acuerdo que se plasme en un nuevo marco legal desde el próximo 1 de enero. Hoy mismo, Calviño ha adelantado sus «dudas» sobre si un límite del 15% sería la mejor solución. El documento del Gobierno, que asume las tesis previas en materia de convenios, causalidad en la justificación de contratos temporales, subcontratación y ultraactividad, ya no incluía esta propuesta.

Abriendo más el foco, se pretende que los empresarios respalden una reforma laboral que exige Bruselas y que, al mismo tiempo pero en otros términos, es un compromiso de la coalición PSOE Unidas Podemos. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recalcado hoy desde Turquía que la actitud con la que el Gobierno aborda la reforma laboral es de «máximo diálogo» para poder alcanzar «el mayor de los consensos». La vicepresidenta Yolanda Díaz, por su parte, da por hecho que el compromiso del Gobierno alcanza hasta mantener a los empresarios en el diálogo social, con independencia de si después respaldan el acuerdo o no.

El Gobierno también ha retirado su propuesta de mecanismo RED de flexibilidad y estabilización del empleo, que cosechó un rotundo fracaso al ser presentado la semana pasada. El RED permitiría a las empresas reducir durante un tiempo la jornada o suspender los contratos de sus trabajadores, como sucede con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), con beneficios en cotizaciones y prestaciones siempre que se den determinadas circunstancias. Los empresarios criticaron la propuesta por ser intervencionista y acarrear más costes para las empresas. Los sindicatos, por su parte, la devolvieron por considerar que el Gobierno introducía de manera indirecta un sistema de indemnizaciones por despido individualizadas que abaratarían el coste de las salidas en las empresas. Lo identificaron con la mochila austriaca y lo denominaron la «antesala del despido».

El Gobierno se ha comprometido a presentar un nuevo texto en la próxima reunión, que será el próximo 19 de noviembre.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más