Le salió muy cara la victoria al Barça femenino ante el Rosengard en la segunda jornada de la Champions League femenina, pues a pesar de consolidarse en la primera plaza del grupo, el combinado catalán perdió a una de sus grandes figuras. Una lesión muscular dejó fuera de combate a Caroline Graham Hansen, que no pudo ocultar su tristeza sobre el verde del conjunto sueco.

Corría el minuto 36 cuando, luchando por robar un balón dividido en la banda, la noruega sintió un fuerte pinchazo al estirar la pierna. No tardó en levantar la mano y pedir el cambio, sabía que su participación en el encuentro había llegado a su fin.

Con la entrada de las asistencias al campo llegaron las imágenes más demoledoras, pues la jugadora, inmensa en una profunda tristeza, rompió a llorar desconsolada en el suelo. Ni siquiera las asistencias podían convencer a la futbolista de abandonar el campo, algo que hizo después, todavía entre lágrimas.

En el momento de la lesión, el combinado blaugrana ganaba por la mínima, aunque terminó imponiéndose con mucha autoridad. El marcador reflejaba al término de los 90 minutos un 1-3 en el que participaron Aitana Bonmatí (30′, 41′) y Mariona Caldentey (65′).