El Madrid encarrila la eliminatoria contra el Chelsea en otra exhibición de Benzema

Cuando peor parecía estar, el Real Madrid dio un golpe encima de la mesa nada menos que ante el campeón de Europa y en su campo para reivindicar su candidatura a levantar su decimocuarta Copa de Europa. Un Karim Benzema en estado de gracia firmó otro hat-trick para hundir al Chelsea (1-3) y dejar muy encarrilado el pase a las semifinales de la Champions, cuyo billete deberá sellar definitivamente el próximo martes 12 de abril.

El que esperara a un Madrid timorato, esperando atrás y sin atrevimiento –más viendo la apuesta teóricamente más defensiva de Ancelotti poniendo a Valverde en el extremo derecho–, se equivocó por completo. Lejos de la imagen ofrecida en París y a años luz de la del Clásico, el conjunto blanco salió con ganas de reivindicarse, y fue a por el partido con personalidad, mirando a los ojos al Chelsea en Stamford Bridge, dominándole en muchos momentos y teniendo las ocasiones más claras.

Cuando el conjunto inglés tenía el balón, el Madrid era capaz de robar y salir con velocidad tocando con criterio. Una veloz contra lanzada por Benzema, con un taconazo, y conducida por Valverde acabó en un remate de Vinícius al larguero. Primer aviso.

Una falta lanzada por Reece James y que se encontró la respuesta de Courtois fue el único acercamiento peligroso del Chelsea, que veía como cada ataque blanco creaba un gran peligro. Y en uno de ellos, Benzema y Vinícius se asociaron, con el galo lanzando al brasileño, y el centro encontró al ‘9’, que remató de cabeza con fuerza desde muy lejos aprovechando su carrera para abrir el marcador.

El Madrid no se conformó, ni se echó atrás. Pese al tanto, el Chelsea no era capaz de encontrar fisuras en la zaga blanca y además los de Ancelotti encontraron el segundo en otra gran combinación. Un gran pase de Modric encontró al socio favorito de todos, Benzema, que remató de cabeza haciendo un escorzo para marcar otro golazo… su quinto en los últimos 55 minutos que había jugado en la Champions, sumando su hat-trick ante el PSG.

Apretó en la recta final de la primera parte el conjunto inglés, y encontró el premio con no demasiado. Un centro de Jorginho superó a Carvajal y Havertz fusiló a un Courtois que tocó el balón y rozó el milagro de pararlo.

Eso sí, el tercero pudo haber llegado, de nuevo con Benzema de protagonista. Vinícius profundizó por la izquierda y encontró al galo, pero su remate se perdió ligerísimamente desviado.

Se esperaba a un Chelsea volcado en el inicio de la segunda parte, pero lo que pasó fue que regaló un gol. Tras un pelotazo largo, el portero Mendy, solo a 30 metros de su portería, se lió con el balón, falló después en el pase a Rudiger y Benzema, el más listo siempre de la clase en estas situaciones, aprovechó la confusión para marcar a placer.

El tercero dio aire a los madridistas y dejó tocado a los blues, que no se podían creer el correctivo que se estaban llevando. Además, un gran disparo de Azpilicueta se encontró con una parada prodigiosa de Courtois a mano cambiada para sacar un balón que se iba a colar por toda la escuadra.

La reacción tardó en llegar, pero llegó, y con media hora por delante, los de Tuchel comenzaron a apretar cada vez más. El técnico alemán además metió todo lo que tenía en el campo, con Loftus-Cheek, Ziyech y Lukaku a escena. El poderoso delantero belga la tuvo clarísima en un cabezazo a placer, pero su remate se perdió inexplicablemente desviado.

Fue la última ocasión clara de un Chelsea que lo intentó en los últimos minutos con más fe que peligro ante los de Ancelotti, que hasta se permitió el lujo de darle unos minutos a Bale y Ceballos. El pase a las semifinales no está ni mucho menos cerrado, pero sí muy encarrilado tras el partido soñado por los madridistas