El negocio de 15.000 empresas españolas y 11.300 millones en jaque por la guerra en Ucrania

El negocio de 15.000 empresas españolas y 11.300 millones en jaque por la guerra en Ucrania

Las empresas españolas se juegan mucho en la batalla que está liberándose entre Rusia y Ucrania. No sólo se trata de una amenaza para aquellas que tienen presencia en ambos países -como Inditex, Meliá o Amadeus-, sino que pone en jaque el negocio de cerca de 15.000 firmas que mantienen relaciones comerciales con esos dos países, según el ICEX.

Se trata de compañías -pequeñas, medianas y grandes- que importan o exportan de Rusia y Ucrania y cuya actividad pasa por la compraventa con los dos países. En concreto, según los datos de comercio exterior del Ministerio de Industria, hay un total de 5.432 empresas que intercambian productos con Ucrania por un valor de 3.091,78 millones de euros; la mayoría de ellas exportan (3.777) aunque el volumen total de importaciones es muy superior al de exportaciones (2.410 millones frente a 681).

Con Rusia los intercambios son más voluminosos, de 8.246,89 millones de euros. En 2021, un total de 4.981 compañías exportaron productos por valor de 2.213,6 millones de euros; mientras que 4.599 compañías del país de Vladimir Putin compraron a empresas españolas por valor de 6.033,26 millones de euros.

Las empresas que exportan a Ucrania pertenecen principalmente al sector automovilístico; de máquinas y aparatos mecánicos; pescados, crustáceos y moluscos; productos químicos; productos cerámicos; conservas de fruta y verdura; o prendas de vestir. Aunque también hay inquietud por parte de las que importan, ya que podría producir desabastecimiento de cereales (un 42,2% de lo que importamos a Ucrania); grasas, aceite animal o vegetal; hierro y acero; sal, yeso, piedras, etc.

A Rusia exportamos máquinas y aparatos mecánicos, prendas de vestir, vehículos, conservas y plásticos; mientras que compramos combustibles, aceites minerales, hierro y acero, productos químicos, aluminio, residuos y abonos.

Marta Blanco, presidenta de CEOE Internacional, ha lamentado este jueves durante su participación en un foro que «va a haber efectos directos y efectos inducidos» derivados del conflicto, y ha pedido «que haya coordinación dentro de la UE y fuera, con EEUU, Reino Unido y Japón a la hora de poner sanciones».

Ha reclamado también que las sanciones sean claras y transparentes, para que no estén sujetas a ningún tipo de interpretación, porque las empresas tienen que moverse en los mercados y es importante que haya claridad en las sanciones y sus efectos. Se refiere a que las firmas deben saber la regulación según vaya cambiando y si se imponen por ejemplo aranceles o no, para poder adecuar su negocio o saber a qué mercado dirigirse.

«La estabilidad es fundamental», ha coincidido Elisa Carbonell, directora general de Internacionalización de Empresas de ICEX, quien cree que «habrá que ver el impacto indirecto y las sanciones que se pactan. Desde la Secretaria de Estado de Comercio acompañaremos a las empresas con información y a través de la oficina en Moscú intentando mitigar esos impactos para las empresas», ha prometido.

El impacto de la guerra, no obstante, afecta también a las 30 empresas españolas que están registradas de forma voluntaria en la Oficina Económica y Comercial de España en Kiev (Ucrania) y a las más de 130 registradas en Rusia, entre las que figuran firmas de renombre como Inditex, Acerinox, Amadeus, Tous, Fluidra o Meliá Hotels International.

En Ucrania están junto a Inditex, Amadeus, Tous, Lladró, Mayoral, Rocapiel o Teka Industrial; mientras que en Rusia tienen presencia además del gigante textil de Amancio Ortega, Acerinox, Cie Automotive, Fluidra, Gestamp, Grupo Antolín, Grupo Corporativo Fuertes, Iberia, Indra, Tous, Lladró, Meliá Hotels International, Tendam o Viscofan.

Pero más allá del impacto en las que tienen presencia y en las que operan, el tejido empresarial ve con preocupación el conflicto, ya que cree que afectará a todo el país por la dependencia energética del exterior.

«Las sanciones que le impongan a Rusia las acabaremos pagando las empresas porque nos subirán el gas. Ahí jugamos en desventaja», ha lamentado Balbino Prieto, presidente de Nova Internacional y presidente de honor del Club de Exportadores.

España «siempre ha tenido que jugar a Argelia y Marruecos. Si ahora se reabre el suministro de gas con el norte de África estaríamos en una etapa confortable, pero tenemos que seguir con gran atención todo esto», ha apuntado.

GuerraInditex, Acerinox, Amadeus, Tous, Fluidra o Meliá, entre las empresas españolas presentes en Rusia y Ucrania

InflaciónEl Banco de España prevé ya una inflación media del 4% en 2022 y pide que no se suban los sueldos

Rusia-UcraniaLa inflación podría dispararse en España hasta el récord del 6,5% de media en 2022 por el conflicto bélico