El PP exige un plan de choque para evitar que la huelga de transportistas arruine la campaña de Navidad

El PP exige un plan de choque para evitar que la huelga de transportistas arruine la campaña de Navidad

La huelga que han convocado los transportistas en plena campaña de Navidad trae ecos de 2008, cuando los camioneros demostraron que pueden paralizar el país si se lo proponen. Ese enorme poder se lo dan los números: el 95% del transporte de mercancías en España se realiza por carretera. Alimentos, juguetes, bebidas, regalos… todo.

El cierre patronal, del 20 al 22 de diciembre, impactaría en la recuperación económica en el peor momento posible, y por eso el PP reclama al Gobierno un plan de choque para evitar ese latigazo a la campaña navideña. La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Cuca Gamarra, ha registrado este jueves una petición de comparecencia en el Congreso para la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, a la que culpan de no haber evitado esta situación.

Los ‘populares’ le reclaman que explique «todos los extremos relativos a las causas que han provocado que el Comité Nacional de Transporte por Carretera se haya visto obligado a convocar unos días de cese de actividad». Pero, sobre todo, lo que le exige el PP a Raquel Sánchez es «dar cuenta de las acciones que está desarrollando el Ministerio para evitar que se lleve a cabo el referido cese de actividad en plena campaña de Navidad».

O sea, un plan para revertir el golpe que supone para los transportistas la subida del gasóleo, la creación de nuevos peajes en las autovías, así como los problemas que les acarrea que muchos clientes les exijan cargar y descargar sus vehículos, cosa que no entra en su cometido, que es el del «chóferes» de la carga.

El Comité Nacional del Transporte por Carretera ha asegurado que la huelga se producirá si no hay «un cambio radical y urgente por parte del Gobierno y de los clientes» de los transportistas. Y el portavoz de Transportes del PP en el Congreso, Andrés Lorite, acusó a la ministra, en la sesión de control al Gobierno, de «mentir» al sector del transporte, al que había prometido diálogo previo a las medidas, y de «imponer» un sistema de peajes que «tortura» a los autónomos, transportistas y ciudadanos.

Ante estas palabras, la ministra ha defendido este jueves que muchas de las reivindicaciones que piden las patronales del transporte exceden de las competencias del Gobierno y se enmarcan en las «relaciones privadas» que tienen los transportistas con los cargadores.

En el Foro Nueva Economía, la ministra se ha ofrecido para ejercer de «mediadora». «Conseguiremos superar esta crisis», ha dicho. Para la Confederación Española de Transporte de Mercancías «echa balones fuera»

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más