El tercer desastre europeo de Xavi

El Barça tenía muchos boletos para ser eliminado de la Champions, y finalmente así ha sido. La «pequeña esperanza» de Xavi se ha desvanecido y los blaugranas van directos a la Europa League. Lo que supone el tercer fracaso del catalán en Europa.

Los azulgranas han perdido contra el Bayern de Múnich (0-3) y además dependía del partido en Milán, donde jugaban el Inter contra el Viktoria Plzen (4-0). El Barcelona ya sabía que estaba sentenciado en la máxima competición, ya que antes de sonar el pitido inicial en el Spotify Camp Nou conocían la victoria del equipo italiano.

Con este adiós a la Champions, el técnico firma tres competiciones europeas desastrosas desde que ocupa el banquillo del Barça.

Cuando Xavi entró en el club catalán la pasada temporada para sustituir a Ronald Koeman, quedaban dos partidos de la fase de grupos: en casa empató con el Benfica (0-0) y después perdió ante el Bayern en el Allianz Arena(3-0). Aunque solo les hacía falta ganar el encuentro frente a los portugueses para conseguir el billete a octavos, finamente no fue posible. Por lo tanto, el Barça se despidió de la Champions y fue de cabeza a la Europa League.

En la Europa League las cosas no fueron mucho mejor. Los azulgranas ganaron al Nápoles (2-4) y al Galatasaray (1-2), empataron en tres ocasiones (una con los italianos, otra con los turcos y con el Eintracht de Frankfurt) y perdió la vuelta en casa contra los alemanes en cuartos (2-3) y se despidió definitivamente de Europa. Este partido fue todo un escándalo, ya que la ausencia de aficionados culés era abrumadora. Se estimó que más de 20.000 germanos vieron en directo el hundimiento de la ‘Xavineta’, ante el asombro de todos los estamentos del club barcelonés, desde el propio Joan Laporta, pasando por los jugadores o el mismo Xavi.

Un año después la historia se repite. Quizá el de Tarrasa ha aprendido la lección para este curso y pasa del suspenso al sobresaliente en una competición a la que van «como leones a ganarla». Un posible triunfo que quizá no es suficiente para la afición culé, tras un verano en el club catalán hizo un gran gasto económico, alimentando así su ilusión.