Elecciones en Francia: los polémicos candidatos que buscan gobernar al país

Elecciones en Francia: los polémicos candidatos que buscan gobernar al país

En plena crisis de seguridad diplomática y de seguridad en Europa, Francia afrontará la primera vuelta de sus comicios electorales de 2022 con una docena de candidatos y una fuerte lucha entre lo polos, que mantiene en el centro al hoy presidente Emmanuel Macron.

(Lea: Europa expulsa más de 200 diplomáticos rusos tras matanza en Bucha)

Aunque los primeros sondeos marcan al mandatario como el favorito para permanecer en el Eliseo, detrás tiene a su mayor opositora, Marine Le Pen, que sueña con subirse a la presidencia tras tres intentos fallidos, en el que justamente perdió con Macron en el 2017.

(Le interesa: Condena internacional por matanza de civiles en Ucrania)

Macron, que ha afrontado una cantidad de crisis a o largo de su mandato, ha decorado su gobierno en los sondeos y favorabilidad, ante su intento de mediar con Rusia en la actual guerra que vive Europa y que tiene además la gestión de la pandemia, la lucha contra los extremistas en Francia y las protestas de los ‘Chalecos Amarillos’ en 2018.

Meses antes de llegar al Elíseo, ya advirtió que sería un «presidente jupiterino», una expresión que, según el diccionario Larousse, evoca el «carácter dominador y autoritario» del dios romano Júpiter. Y no defraudó.
 
​»Creo que llegué [al poder] con una vitalidad, que espero seguir teniendo, y con una voluntad de sacudir» el sistema, se justificó en diciembre durante una entrevista sobre su mandato, en la que reconoció «errores».

Su gestión personalista de la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial le valió los ataques de la oposición y, pese al recelo inicial de la población, supo ganarse su confianza e imponer polémicas medidas como el pasaporte sanitario.

El presidente francés, Emmanuel Macron, habla durante una conferencia el 7 de enero de 2022.

Foto:

EFE / EPA / Michel Euler / POOL MAXPPP OUT

«Las crisis requieren una hiperpresidencialización (…) En esos momentos, Macron está como pez en el agua», a diferencia de cuando el «mar está en calma», analizaba durante la campaña la periodista Corinne Lhaïk en el diario L’Opinion.

Sin embargo, el reciente auge de la ultraderechista Marine Le Pen –su principal rival en 2017– amenaza con arrebatarle una victoria que parecía asegurada, en plena polémica sobre el uso masivo de consultorías por parte del gobierno.

«Desde el Brexit pasando por tantas elecciones, lo que parecía improbable ha sucedido, así que les digo con mucha fuerza esta noche que nada es imposible», alertó Macron durante su único mitin, llamando a la «movilización general».

Este hombre elegante, de esbelta figura y ojos azules era poco conocido hasta su nombramiento como ministro de Economía en 2014 por el entonces presidente francés, François Hollande, tras ser su consejero económico.

Tres años después, Emmanuel Macron, nacido en 1977 en Amiens (norte) en el seno de una familia de clase media, se convirtió en el presidente electo más joven de Francia, con 39 años, al término de un ascenso meteórico de un hombre con prisa.

Marine Le Pen de vuelta a la contienda

Marine Le Pen, candidata de la derecha (RN) a la elecciones de Francia 2022.

Foto:

Jean-Christophe VERHAEGEN / AFP

Con un discurso centrado en el poder adquisitivo y una imagen moderada en comparación con el ultra Éric Zemmour, Marine Le Pen podría cumplir el sueño de décadas de la extrema derecha: llegar a la presidencia de Francia.

«Nunca he estado tan cerca de la victoria», aseguraba a finales de marzo la candidata de Agrupación Nacional (RN), de 53 años, y que en 2017 perdió en la segunda vuelta frente al liberal Emmanuel Macron con un 33,9% de votos. Sin embargo, a la tercera puede ser la vencida.

Le Pen acorta distancias en los sondeos, a cinco puntos de Macron, si ambos pasan al balotaje tras la primera vuelta del domingo.

De lograr las llaves del Elíseo, esta abogada de formación coronaría con éxito su estrategia de borrar la imagen extremista del partido desde que en 2011 tomó las riendas del entonces Frente Nacional (FN), fundado por su padre.

Marine Le Pen fue apartando a los miembros destacados de estos sectores, incluso a su padre, y otros se unieron a las filas de su rival Éric Zemmour, que, según los observadores, busca resucitar el tradicional FN.

La candidata de RN también se ha esforzado en suavizar su imagen para dejar atrás el acalorado cara a cara con Macron de 2017, en el que se le reprochó su «agresividad» y «su falta de preparación».

Le Pen «se hace la simpática y lo aprovecha. Y, además, nos hemos habituado a los extremos», lamentó el ministro de Agricultura, Julien Denormandie, sobre el auge de la candidata rival en su tercera elección presidencial.

La política nacida el 5 de agosto de 1968 en Neuilly-sur-Seine, una ciudad acomodada al oeste de París, visita mercados, sube a tractores y da entrevistas íntimas… para diferenciarse de Macron, percibido como «arrogante».

En las entrevistas, suele presentarse además como una agricultora, criadora de gatos, en un intento de normalizar su imagen y socavar el «frente republicano» de partidos en su contra en la segunda vuelta, según un informe de la Fundación Jean-Jaurès.

Jean-Luc Mélenchon, la esperanza de la izquierda

A sus 70 años, Jean-Luc Mélenchon, un orador brillante y admirador de la izquierda en América Latina, siente las llaves del Elíseo «al alcance de la mano», impulsado por su imagen de «voto útil» dentro de una izquierda atomizada en Francia.

Su tercera presidencial podría ser la definitiva. Con alrededor de un 15,5 por ciento de intenciones de voto, los sondeos le dan un tercer lugar por detrás del centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, pero con alguna opción de pasar al balotaje.

«Ahora sentimos nuestro destino al alcance de la mano», subrayó el martes el candidato de izquierda radical desde un mitin en Lille (norte) y en otras once ciudades simultáneamente gracias a sus populares hologramas, en un intento de multiplicar sus opciones.

Jean-Luc Mélenchon, candidato de la izquierda en las elecciones de Francia 2022.

Foto:

EFE/EPA/Mohammed Badra

En 2017, ya se situó como el primer candidato de izquierdas con casi un 20 por ciento de los sufragios, lo que le dejó en cuarto lugar en la primera vuelta. Pero a diferencia de entonces, sus aliados comunistas decidieron ahora soltar amarras y presentar a Fabien Roussel.

El famoso de ellos fue en 2018, cuando durante un registro policial en la sede de su partido en París, gritó a las fuerzas de seguridad: «íLa República soy yo!».

Al igual que Marine Le Pen, el líder de Francia Insumisa intenta situarse como el defensor del poder adquisitivo y de las clases populares, frente a un Emmanuel Macron presentado como «arrogante» y «presidente de los ricos».

Adelantar la jubilación a los 60 años, limitar el precio del petróleo a 1,40 euros por litro, subir las pensiones y el salario mínimo: Mélenchon hace hincapié en estas promesas en un contexto de inquietud por el aumento de la inflación.

A nivel internacional, propone salir de la Otán en pos de «alianzas altermundialistas», defiende que Francia sea un país «no alineado» con las grandes potencias y abandonar la parte de los tratados que le impidan aplicar su programa.

Los «otros candidatos»

Eric Zemmour, candidato presidencial en Francia.

Foto:

Thomas COEX / AFP

Éric Zemmour, de extrema derecha, es el candidato de íReconquista! Y fue la gran novedad de la campaña. Su discurso de extrema derecha es más radical que el de Le Pen, con medidas como la «remigración», que busca expulsar a un millón de extranjeros en cinco años.

El excomentarista de 63 años va más lejos en cuestiones como la «identidad»: equipara Islam e islamismo y propone un referéndum para impedir dar a los recién nacidos un primer nombre de origen extranjero. Su intención de voto es del 9%, según los últimos sondeos.

Valérie Pécresse representa la derecha, siendo la candidata de Los Republicanos (derecha tradicional), exministra del presidente conservador Nicolas Sarkozy (2007-2012), no logra imponerse en la campaña, con alrededor de un 8% de intención de voto.

La presidenta de la región de París, de 54 años, promete que pondrá orden «en las cuentas públicas y en la calle», con firmeza en temas de seguridad y una política económica liberal.

Yannick Jadot, eurodiputado ecologista de 54 años, se sitúa en torno al 5% de intención de voto. Su programa de 120 propuestas vincula estrechamente las medidas ambientales, económicas, sociales e internacionales.

Jean Lassalle en su segunda campaña presidencial. Este antiguo pastor del suroeste de Francia, de 66 años, sitúa su amado mundo rural como la «gran causa nacional» de su proyecto. Su lema: «La Francia auténtica». El candidato de íResistamos!, que se presenta como el portavoz del mundo rural, lograría un 3% de votos.

Fabien Roussel, candidato del Partido Comunista, ha sido una de las sorpresas de la campaña, aunque los últimos sondeos le dan alrededor del 2,5% de sufragios. Este antiguo periodista, de 53 años, propone un programa de «días felices» a favor del empleo y el poder adquisitivo, así como romper con los tratados europeos.

La alcaldesa de París Anne Hidalgo se hundió al 2% de intención de voto, un revés para los socialistas, cuando François Hollande era presidente de Francia hace solo cinco años, antes de la elección de Macron. La candidata nacida hace 62 años en el sur de España quiere responder a la «emergencia social, ecológica y democrática».

Nicolas Dupont-Aignan de la derecha radical se presenta como «heredero» de las ideas del general Charles de Gaulle, obtendría el 2% de los sufragios, menos de la mitad de su resultado en 2017.

Philippe Poutou, trotskista de 55 años, que participa por tercera vez en las elecciones presidenciales, defiende un proyecto destinado a poner «a los capitalistas fuera de juego» y busca plantar cara al «presidente de los ricos» Emmanuel Macron.

Nathalie Arthaud es defensora de un «comunismo revolucionario» basado en «luchas colectivas» lidera un proyecto político contra la patronal y a favor de los «trabajadores». Su intención de voto es del 0,5 por ciento.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Más noticias del mundo

– Rusia y Ucrania: ¿en qué van las negociaciones para acabar la guerra?
– Mujer casi deja de ganar $ 400 millones por botar el billete de lotería
– Indígenas acampan en Brasilia contra Bolsonaro