Encuentran el cadáver momificado de un hombre en España después de que su hijo se tirara por la ventana cuando iban a desahuciarle

Encuentran el cadáver momificado de un hombre en España después de que su hijo se tirara por la ventana cuando iban a desahuciarle

Llevaba muerto al menos 18 meses, tiempo durante el cual el hombre, de 54 años, había estado cobrando su pensión.

Cuando la comisión judicial acudió a desahuciar a un hombre en Móstoles, municipio cercano a Madrid, encontraron el cadáver momificado de su padre en el interior de la vivienda. Llevaba muerto al menos 18 meses.

El macabro suceso, aunque se dio a conocer hoy, tuvo lugar el 20 de enero. José Manuel Cobos, de 54 años, se tiró por la ventana de un tercer piso cuando los agentes iban a llevar a cabo el desahucio por el impago del alquiler de la vivienda donde residía, supuestamente, con su padre, de 83 años.

El hombre salvó la vida, aunque ha sufrido heridas muy severas que le mantienen en el hospital. Sin embargo, el suceso más impactante se produjo cuando los bomberos ingresaron en el piso y encontraron el cuerpo de su padre metido debajo de una cama de una habitación. 

Una historia rocambolesca

Para comprender el alcance de esta historia hay que remontarse más de un lustro. Cobos había estado trabajando alrededor de dos décadas en la construcción hasta que se quedó en paro. En 2014 se divorció de su mujer, quien se quedó con la custodia de la hija en común.

Entonces decidió irse a vivir con su padre para poder mantenerse con su pensión de jubilación. Se calcula que su padre habría fallecido poco después de comenzar la pandemia de coronavirus, en el verano de 2020, puesto que la última vez que fue visto fue en junio de ese año.

Su hijo no informó a nadie de su muerte, ni siquiera a sus dos hermanos, a los que no dejaba ingresar en la vivienda. El motivo sería poder seguir cobrando la pensión de su padre, puesto que desde que falleció su progenitor Cobos ha acudido al banco a retirar el dinero todos los meses.

No se sabe a qué dedicaría el hombre el dinero de la pensión, porque dejó de pagar el alquiler de renta antigua que estaba a nombre de su padre, por lo que el propietario le denunció por impago y tras un proceso judicial se llegó al momento del desahucio.

En ese momento, Cobos se tiró por el balcón a un patio interior. Aunque sobrevivió, se ocasionó numerosas heridas: varias vértebras aplastadas, rotura de la cadera y un brazo y traumatismo craneoencefálico. Afirma que no recuerda nada de lo ocurrido. 

Durante este tiempo, el hombre no pagó nunca la pensión de alimentos a su exmujer por su hija, a pesar de que el divorcio se llevó a cabo de mutuo acuerdo. El desahucio coincidió con la reclamación por la vía civil de las cantidades adeudadas a su exmujer, que durante estos años no había realizado ninguna denuncia. 

Estafa y ¿denegación de auxilio?

Los vecinos llevaban mucho tiempo sin ver al padre de Cobos y habían notado que en todo este tiempo las ventanas de la casa permanecían siempre abiertas, incluso durante la gran nevada que cayó en enero del año pasado, Filomena, la mayor en 50 años. Ese puede ser uno de los motivos del estado en el que se encontraba el cadáver del octogenario, prácticamente momificado.

Ahora, se trabaja en descubrir la causa de la muerte del anciano. Si no hubiera sido una muerte súbita, su hijo se podría enfrentar a responsabilidades penales si se demuestra que ha sido negligente en su cuidado, al no haberle facilitado atención médica, por ejemplo.

Lo que sí es seguro es que se tendrá que enfrentar ante los tribunales a un delito de estafa a la Seguridad Social por el cobro indebido de la pensión de su padre durante todos los meses en los que ya se encontraba fallecido.