Entrevista | Dani Olmo: «Vamos a muerte con la idea que nos transmite Luis Enrique»

Dani Olmo es un futbolista diferente. A los 16 años, tomó la decisión de dejar La Masía para irse al Dinamo de Zagreb, donde estuvo algo más de cinco años. El resultado no pudo ser mejor, pues el catalán (Terrassa, 1998), es un ídolo en Croacia y su gran labor le valió la llamada de la selección española, donde ahora es un indiscutible de cada lista de Luis Enrique. Fue una de las figuras de la Eurocopa y ahora juega en el RB Leipzig, aunque tarde o temprano, su futuro está en volver a España. Los grandes de nuestro país no le pierden la pista.

La llamada de la selección siempre es una alegría especial para cualquier jugador, pero no sé si para ti, por aquello de jugar en Alemania y que el seleccionador siempre se acuerde de ti, aún más.

Sí, siempre el poder venir aquí es un motivo de orgullo, poder representar a tu país, a la selección española, ya sea en estos partidos amistosos o en competiciones más importantes, pero nosotros nos enfocamos todos al cien por cien y de la misma manera. Para mí personalmente es una oportunidad de seguir demostrando a nivel español lo que puedo seguir haciendo y bueno, siempre agradecido al mister por la confianza.

Luis Enrique se caracteriza por llamar a muchos jugadores menos conocidos en España. El último ejemplo es el de David Raya. Eso significa que el seleccionador les tiene controlados a todos.

Sí, sabemos que que estamos observados, por decirlo de de alguna manera, yi eso nos motiva cada cada fin de semana, también para seguir mejorando, para hacerlo bien. Pero tenemos claro que también lo que lo que hagamos en el en el club también va a repercutir en las decisiones del seleccionador. Entonces en ese caso yo, cuando estoy en mi club, pues estoy centrado en en hacerlo bien, en ayudarlo y sí todo va bien, pues un poder venir a la selección.

¿Es Luis Enrique tan cercano como parece con los jugadores?

Él está ahí cuando lo necesitas, cuando tienes alguna duda, ya sea táctica o lo que sea, él te ayuda. En ese sentido, pues sí que es verdad que se agradece. Sobre todo cuando empezaba a venir pues sí que eso te ayuda a seguir mejorando y esa confianza que transmite no solo no a mí, sino a todos, pues es motivo para relajarse un poco y poder demostrar también más tu fútbol.

¿Qué le pide Luis Enrique en el campo? Suele partir desde una banda, pero le vemos mucho por dentro.

Que sea yo, que haga lo que lo que hago en mi club. Él sabe que en el Leipzig juego en posiciones más centradas, pero aquí como no jugamos con mediapunta, pues juega conmigo en banda. Pero bueno, él ya me conoce muy bien y sabe lo que lo que puedo dar en en cada posición y al final, dependiendo de dónde juegue, pues me pide una serie de acciones y de movimientos que intento hacerlos de la mejor manera posible y que ya más o menos los tengo automatizados. Dependiendo de la posición, pues me pide una cosa u otra.

Es parte de una generación de jóvenes impresionante. Ferran, Pedri, Pau Torres, también Gavi ahora…

Es una generación que ilusiona, que motiva y espero que también España sienta esa motivación, e ilusión que nosotros tenemos dentro. Y más con lo que con lo que hemos hecho este último año con la Eurocopa y en la Nations League. Pero sabemos que aún podemos hacer muchísimo más y qué podemos mejorar muchísimo y yo creo que vamos en un buen camino.

Tanto la Eurocopa como la Liga de Naciones, ¿fue una forma de decir que España está para competir y ganar a cualquiera?

Nosotros siempre, juguemos contra quien juguemos, vamos a ir a ganar. Confiamos en lo que en lo que estamos haciendo y en lo que podemos hacer, y eso es lo que vamos a seguir haciendo independientemente del rival.

¿Ganar el Mundial es un sueño o es algo de verdad factible?

Está claro que ganar un Mundial siempre siempre es un sueño, aunque lo veas una realidad o que tengas opciones reales. Pero nosotros tampoco miramos más allá, para el Mundial aún queda bastante. Hay que realizar buenos partidos, buenas preparaciones, y ahora estamos concentrados en en Albania e Islandia. Hay que ir poco a poco.

España dejó muy buena imagen en la Eurocopa y también en la Final Four de la Liga de Naciones, pero no ganó. Esos dos pequeños palos han sido una forma de forjar al Grupo para dar el paso definitivo?

Sí, seguro. Eso nos motiva a dar más siempre. Yo creo que en las dos competiciones merecíamos un poquito más por el juego realizado y por las ocasiones generadas también, pero estoy seguro que todo llegará. Nosotros no vamos a cambiar nuestra idea ni nuestra forma de jugar porque creemos al cien por cien en esa idea que nos transmite el seleccionador, y con eso vamos a ir a muerte.

Fue de los mejores en la Eurocopa y ante Italia también brilló, pero luego tuviste el fallo en el penalti durante la tanda tras hacer un gran partido. ¿Qué poso le dejó el campeonato?

Está claro que un poco sabor agridulce después del gran partido que hicimos contra Italia, creo que merecimos un poquito más. Pero bueno, al final los penaltis pues se decidieron por Italia. Fue una pena, está claro, porque el torneo que estábamos haciendo estaba siendo increíble. De todo eso se aprende, se mejora y a partir de ahí pues intentas tirar para adelante y mejorar muchísimo más. Yo creo que ahora tenemos más experiencia todos y eso hay que utilizarlo para para seguir sumando.

España vuelve a Barcelona 18 años después. A usted le hará una ilusión especial.

Pues sí, mucha ilusión, muchas ganas. Es un momento histórico como bien has dicho, 18 años después la selección vuelve a Cataluña, a Barcelona y, bueno, para mí, personalmente va a ser un partido bonito porque yo soy de Terrassa, muy cerquita y bueno, va a estar presente también la mayor parte de mi familia. Es un partido muy especial.

¿Hay temor en la selección a que pueda haber alguna reivindicación política durante el partido?

No creo, o sea, al final vamos a jugar en España. Yo creo que la gente de Barcelona va a tener muchas ganas de vernos después de tanto tiempo. Esperamos un Cornellá a reventar, que ojalá lo esté, y eso al final a nosotros también nos motiva y nos ayuda.

De Terrassa, como usted, también es Xavi Hernández. ¿Tienen algún tipo de relación?

No, no, no lo conozco personalmente.

¿Le gustaría jugar para él?

Xavi es un gran entrenador, así lo ha demostrado, pero ahora estoy centrado en la selección y lo que será un futuro, no voy a hablar de ello.

¿Se le pasa por la cabeza volver a España en algún momento?

Ojalá, sería bonito volver a España, a jugar en España, porque bueno, aún no he jugado aquí nunca, llevo toda mi carrera jugando fuera. Pero bueno, tampoco tengo prisa y al final cuando salga, voy a ir a un sitio donde me quieran, eso lo tengo claro. Ahora estoy contento en Leipzig y en la selección, entonces no hay prisa.

Ha sido un año complicado para usted con las lesiones.

Sí,ha sido un comienzo de temporada un poquito duro a nivel personal, no he podido jugar más de más de 10 partidos. Ahora estoy bien, yo creo que a la vuelta ahora en este principio de año lo hemos hecho bastante bien con la carga de minutos. Ahora personalmente, pues me siento al cien por cien para darlo todo en cada partido y eso es lo más importante.

Ha cambiado sus hábitos alimenticios y dejado de comer carne.

Hace tiempo que los he cambiado, ya hará ahora dos años que no como carne. Con mi nutricionista y mi fisiólogo, buscamos diferentes acciones u opciones para mejorar diariamente y semanalmente lo que viene a ser mi dieta. Buscamos siempre lo mejor y lo idóneo para para dar al final el cien por cien en el campo.

¿Cómo ven los futbolistas el conflicto bélico en Ucrania? Además algo les afecta con situaciones como el partido suspendido del Leipzig con el Spartak?

Pues es, es duro, verlo, la verdad. Solamente espero que se solucione lo más pronto y que haya y que haya paz para para Ucrania, porque creo que en el siglo en el que estamos no tiene ningún sentido montar una guerra de esta manera. En lo que en lo que a nosotros nos toca, la FIFA y la UEFA decidieron así no jugar el partido nuestro y los respetamos. Al final fue una pena también para el Spartak de Moscú, que yo creo que ellos no tenían ninguna culpa. Pero bueno, así lo lo decidieron, pero en este caso espero que todo se solucione pronto y haya paz para todos.

Jugó cuatro años en Croacia, donde llegó en 2014. ¿Seguía habiendo allí cicatrices de la guerra?

Sí, sí. Se notaba más en las en los pueblos pequeños, cerca de Vukovar, que fue donde empezó y acabó todo. Pues eso sí que es verdad que se notaba, y eso fue algo que a mí me marcó porque estuve allí viviendo 5 o 6 años de mi vida y de mi carrera y me sentí muy, muy identificado con los croatas. También, por eso decidí empezar a colaborar con Common Goal y ayudar en lo que pueda en ese sentido, a esos pueblos y esas ciudades que aún están afectadas por la guerra.

¿Deberían implicarse más los futbolistas en acciones así?

Al final yo creo que si puedes todo lo que sea ayudar un poquito, pues bienvenido sea. Al final cada uno es libre de hacer lo que quiera. Yo en ese sentido me sentía muy identificado con la gente de Croacia y quise ayudarles un poco en lo que en lo que podía y qué mejor que con Common Goal y mediante el deporte y el fútbol. Entonces pues bueno, es un granito de arena que es pequeñito, pero para ellos es mucho.

Para acabar, ¿un mensaje de ilusión o de confianza para la afición de la selección?

Que sigan ahí, que confíen en nosotros, que nosotros vamos a dar todo por ellos y es vamos a dar muchas alegrías.