España da buena imagen pero empata en su estreno en la Nations ante Portugal

La temporada no ha finalizado todavía, pese a que la gran mayoría de aficionados pensara que así fue tras la final de la Champions. Sin fútbol de clubes, llega el de selecciones, con el inicio semiclandestino de la tercera edición de la Liga de Naciones, una competición en la que España busca su primer título tras quedarse a las puertas el año pasado. 

Y el estreno fue duro, nada menos que ante Portugal. En un igualado partido, Morata logró adelantar a la Roja, pero en el tramo final Ricardo Horta puso un empate (1-1) que deja un sabor agridulce al combinado español.

Comenzó con fuerza el equipo de Luis Enrique en el Benito Villamarín, y una buena jugada la finalizó un chut de Gavi que la zaga lusa evitó que se convirtiera en el primer gol del encuentro.

Portugal pronto demostró que de encerrarse, nada de nada. Su talentoso centro del campo plantó cara al español y el choque vivió un interesante intercambio de ataques. El más peligroso, uno en el que Guerreiro logró ganar la banda izquierda para ceder a Leao, cuyo poderoso disparo se fue demasiado alto.

La ambición de Portugal dejó espacios a la selección española, que fueron perfectamente aprovechados. Gavi lanzó un veloz contragolpe y que se quedó en un favorable dos contra uno. Morata saltó sobre el balón y se desmarcó y Sarabia lo aprovechó para darle el pase de la muerte a su compañero. El delantero de la Juventus engrosó sus buenas cifras con la selección definiendo a la perfección.

Siguió apretando tras el gol el conjunto del veterano Fernando Santos, y André Silva acarició el tanto del empate en un disparo raso con la izquierda que se fue desviado por no demasiado.

Tras el descanso, España trató de recuperar el balón, aunque su dominio territorial no se tradujo en ocasiones. Y los lusos sí que la tuvieron, y clarísima además. En un buen contragolpe, André Silva aguantó el balón al borde del área hasta la llegada de Leao. El central recortó con mucha calidad a Diego Llorente y, solo ante Unai Simón, se encontró con la pierna salvadora del meta del Athletic, que evitó un gol cantado.

Luis Enrique movió el banquillo, sacando a Dani Olmo y Koke, y también lo hizo Santos: Cristiano Ronaldo, que había comenzado el partido como suplente, salió al campo en busca del gol que necesitaban los portugueses.

Buscaba la Roja el segundo que sentenciara el choque, pero sin llegadas claras, solamente un disparo raso algo desviado de Pablo Sarabia generó peligro real ante la meta de Diogo Costa.

No estaba sufriendo España, pero una jugada individual, de puro talento de Cancelo, llevó el empate al marcador. El lateral del City hizo una gran pared con un compañero, profundizó por la banda derecha y su centro, perfecto, lo remató Ricardo Horta a placer a la red ante la descolocada defensa española.

Se lanzó entonces España al ataque, y tuvo su ocasión para marcar. Una buena acción por la derecha la despejó el meta Costa, lo que dejó el balón en la cabeza de Alba, solo ante la portería. El cabezazo del lateral, sin embargo, se fue pegado al palo, y con él las esperanzas de España de llevarse el partido.

El empate deja un poso agridulce, pues el equipo de Luis Enrique pudo haber ganado, pero lo cierto es que no logró controlar el choque. Toca mejorar, sobre todo pensando en el Mundial de Qatar.