España otorga la nacionalidad a la periodista mexicana Lydia Cacho al considerar que «su situación personal es vulnerable»

España otorga la nacionalidad a la periodista mexicana Lydia Cacho al considerar que «su situación personal es vulnerable»

De acuerdo con las autoridades españolas, la también activista mexicana «ha sido víctima de torturas, ha sufrido más de seis atentados y está amenazada de muerte».

El Consejo de Ministros de España, a propuesta del Ministerio de Justicia, decidió otorgarle la nacionalidad española a la periodista mexicana Lydia Cacho.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Justicia, la nacionalidad se le concedió por «carta de naturaleza», que es otorgada de forma discrecional por Real Decreto, cuando concurren en la persona interesada circunstancias excepcionales que lo justifican.

Cacho, se describe en el comunicado, es una reconocida periodista, así como activista social y escritora, destacada investigadora en violencia de género, salud, niñez y delincuencia organizada. «Se ha especializado en la cobertura periodística en situaciones de riesgo, investigando sobre graves violaciones de derechos humanos y ha contribuido a la lucha contra la trata de personas en todo el mundo, además de colaborar en la redacción y asesoramiento de leyes contra la trata, pornografía infantil y violencia de género en varios países latinoamericanos», dice el documento.

De acuerdo con el Ministerio de Justicia, actualmente «su situación personal es vulnerable, pues ha sido víctima de torturas, ha sufrido más de seis atentados y está amenazada de muerte».

Por ese riesgo evidente para su vida, actualmente reside en Madrid, a donde llegó en noviembre de 2019, y hasta ahora contaba con una autorización temporal.

Además de encontrarse en una situación de vulnerabilidad, Justicia justificó que Cacho tiene una vinculación muy estrecha con España, «pues ha colaborado de forma regular con medios españoles, así como con diferentes organizaciones y entidades».

«Vuelvo a tener hogar»

«Sentí que vuelvo a tener hogar», dijo la periodista en entrevista con El Español, luego de enterarse de que le había sido concedida la nacionalidad española.

«Desde hoy, que ya tengo pasaporte español, creo que el Gobierno español va a tener que protegerme, porque pienso seguir adelante denunciando las redes de trata de mujeres, niños y niñas», añadió.

De acuerdo con el Ministerio de Justicia, también se otorgó la nacionalidad por «carta de naturaleza» a la escritora brasileña y Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Nélida Piñón; al autor teatral y actor de nacionalidad argentina, Óscar Martínez; al periodista e hispanista de origen británico, William D. Chislett; a la jugadora de ajedrez de origen georgiano, Ana Matnadze; a Fraidelyn Padua, hija de una mujer asesinada por su pareja en España; y a Dounia el Ghorfi, de origen marroquí, víctima de un caso de abandono de familia y malos tratos domésticos, en situación de vulnerabilidad.