Familia rescató a un cachorro en la calle y en realidad era un coyote

Familia rescató a un cachorro en la calle y en realidad era un coyote

Una familia en Estados Unidos se preocupó cuando vio a un cachorro deambular por una de las carreteras de Massachusetts. Al verlo perdido y angustiado, decidieron llevarlo a su casa para cuidarlo. 
Sin embargo, cuando llegaron al hogar se percataron de que el animal, que pensaron que era un perro, en realidad era una cría de coyote. 

(Le sugerimos: Razón por la que color de la sangre de los animales varía según la especie)

En ese momento, decidieron acudir al Centro de Vida Silvestre ubicado en la ciudad de Barnstable. «Después de darse cuenta de su confusión, nos llamaron para pedir ayuda. Con la ayuda del Departamento de Salud Pública de Mass, pudimos determinar que no había riesgo potencial de exposición a la rabia, pudimos autorizarlo para que lo atendieran y Mass Wildlife le otorgó permiso para la rehabilitación», aseguraron.

El animal ahora se está recuperando en una de las salas de aislamiento y pronto tendrá un hermano adoptivo que llegó a dicho centro. 

«Una vez que ambos cachorros reciban sus vacunas, serán criados juntos y tendrán la oportunidad de crecer y aprender comportamientos naturales en nuestra gran jaula al aire libre. Trabajamos arduamente para brindarles una educación lo más natural posible, y trabajaremos para replicar los comportamientos y habilidades esenciales que aprenden de mamá y papá», afirmaron en una publicación compartida en su página oficial de Facebook. 

Desde el centro advirtieron que en este caso se tomó la decisión correcta y a tiempo de buscar ayuda profesional, pues los coyotes, según exponen, se consideran una especie vectora de la rabia y «son susceptibles de contraer el virus que es mortal para todos los mamíferos, incluidas las personas». 

(Además: La mula no es la única: asombrosos animales híbridos que tal vez no conocía)

Advirtieron que si esa familia hubiera sido mordida, arañada o hubiera tenido un contacto prolongado con el animal, hubieran tenido que hacerle una prueba de rabia y sacrificarlo. 

ELTIEMPO.COM