Fernando Alonso despierta con un prometedor resultado en los libres de Australia, con Sainz entre los favoritos

Fernando Alonso y Carlos Sainz se han confirmado como dos buenos motivos para madrugar este fin de semana para ver la clasificación y la carrera del GP de Australia. Los pilotos españoles han completado un viernes más que prometedor, especialmente en el caso del de Ferrari

¿Será que a la tercera va la vencida? El gran arranque de temporada de la Scuderia que les ha convertido en referentes, ha propiciado que tanto Charles Leclerc (líder del campeonato y el más rápido del viernes) como Carlos Sainz (segundo de la general) sean los grandes candidatos en cada GP. En el regreso a Australia tras dos años por la pandemia, el madrileño sabe que puede ser aquí donde logre su primera victoria en Fórmula 1.

Sainz se llevó los primeros entrenamientos libres con solvencia y fue 3º en los segundos. Tras meterle más de medio segundo a su compañero en la tanda matutina, claudicó en la segunda pero sólo con Leclerc y con un Max Verstappen dispuesto a confirmarse como la única alternativa. De momento, el vigente campeón del mundo no es superior, ni mucho menos.

Aunque Sainz no pudo repetir en la segunda sesión el buen resultado de la primera, sí demostró que está en condiciones de dar un paso adelante. Lleva tres podios seguidos (el último de 2021 y dos en las primeras carreras de 2022) y el mínimo que se exige es volver a repetir en el cajón este fin de semana.

El buen rendimiento mostrado confirma que se siente cada vez más cómodo, si bien aún es un serio problema el ‘porpoising’ que sufren todos los pilotos. Aún así, Sainz fue rápido, tanto con medios como con blandos, en una segunda sesión de libres en las que hubo por un instante un resultado soñado para los aficionados españoles en la tabla de tiempos: Fernando Alonso 1º y Carlos Sainz 2º. Aunque parezca increíble, no es tan imposible.

Quienes se dieran el madrugón para ver los primeros libres, vieron cómo Fernando Alonso marcaba un 9º tiempo que no invitaba a mucho. No sólo por el resultado en sí, sino porque las sensaciones no eran buenas. Su compañero Esteban Ocon, que marcó el 6º crono tanto en la primera como en la segunda sesión, parecía que iba a ser la referencia.

Nada más lejos. Alonso exprimió el A522 hasta llevarle no sólo al 4º puesto final de la tabla de tiempos con un más que decente 1:19.537 (medio segundo más lento que Leclerc, pero apenas una décima con Leclerc), sino al récord de velocidad en el primer sector.

Las evoluciones que han llevado a Australia (como un nuevo suelo más ligero) parece haberle dado un pequeño empujón, aunque aún no es del todo determinante. Este sábado habrá que confirmar esas sensaciones.

El incidente de la jornada lo protagonizó Sebastian Vettel. El alemán, que regresa después de haber superado el Covid-19 que le hizo perderse las dos primeras carreras del año, tuvo que detener bruscamente su Aston Martin a falta de 10 minutos de los primeros libres para el final por un incendio en la parte posterior del monoplaza.

Como ya hizo en otras ocasiones con incidentes similares, fue él mismo el que cogió el extintor y se puso manos a la obra para evitar que el fuego destrozase aún más su coche. No dio tiempo a montarle la nueva unidad de potencia y se perdió los segundos libres.

Para más ‘inri’, a Vettel se le ocurrió entrar en la pista con una scooter nada más acabar los primeros libres y la FIA le llamó al orden. Todo apunta a una simple multa o similar.