Fernando Alonso estalla contra la nueva normativa de la Fórmula 1: «A ninguno nos gustan estos coches»

Fernando Alonso estalla contra la nueva normativa de la Fórmula 1: «A ninguno nos gustan estos coches»

La entrada en vigor de la nueva normativa de la Fórmula 1 tiene un objetivo claro: hacer más entretenidas las carreras. La evolución tecnológica del anterior conjunto de normas derivó en una batalla a dos entre Red Bull y Mercedes, con ventaja de varios cuerpos de estos últimos.

Para que los Grandes Premios sean más entretenidos uno de los objetivos de las reglas técnicas fue evitar grandes diferencias entre monoplazas, lo que se ha traducido, a la postre, en coches más lentos. Algo que no gusta a todos los pilotos, como ha asegurado Fernando Alonso.

El piloto español no se ha mordido la lengua sobre sus sensaciones con los nuevos coches tras los test de Montmeló, que para Alpine además no fueron excepcionales ni mucho menos. En una entrevista a varios medios españoles de ‘lifestyle’, como Forbes o Esquire, concedida en Montmeló, el bicampeón ha sido muy claro: «Me gusta el nuevo coche, pero es difícil comentaros porque realmente a ninguno nos gustan estos coches». 

Alonso lo argumentó en términos numéricos. «El año pasado rodábamos en 1 minuto 17 segundos y ahora empezamos en 1’22. Son coches más pesados, con menos caballos por la gasolina más ecológica. Si le preguntas a un piloto nos gustaría rodar en 1’10 si es posible», opina. 

Pese a que en este sentido está algo defraudado, Alonso considera que la dirección que ha tomado la F1 es la correcta. «Todos los coches en teoría van a estar más igualados, todas las partes son comunes para todos como el alerón delantero y el trasero porque no hay libertad de desarrollo y es bueno para el deporte que estemos más igualados«, admite, aunque se queda con los monoplazas de sus años de gloria. «Los neumáticos cambian son on/off pierdes agarre muy rápido. Me gusta más el de 2005, pero eso ya no existe, te contentas con lo que hay», destaca.

Las sensaciones con las que acabó Alpine en los ensayos de Montmeló no fueron del todo optimistas. No usar el DRS en los tres días se vendió inicialmente como una buena noticia, ya que implicaba que se estaban guardando algo para Bahréin, pero el ‘run-run’ del paddock es que tienen un problema de diseño en el alerón trasero.

Por eso los test que se van a celebrar esta semana en Sakhir son imprescindibles para que el equipo anglofrancés se coloque como un posible candidato o bien como una decepción… que es lo que se temen los fans de ‘El Plan’ menos optimistas.