Flavio Briatore vuelve a la Fórmula 1 para ejercer de ‘fontanero’ en el desarrollo de la competición

Flavio Briatore vuelve a la Fórmula 1 para ejercer de ‘fontanero’ en el desarrollo de la competición

El reencuentro entre Fernando Alonso y Flavio Briatore se produce, pero no en Alpine como se había rumoreado. El que fuera director de Renault en los años de gloria del asturiano ha anunciado su incorporación a la Fórmula 1 en un rol de embajador, cuyas funciones específicas no están del todo claras.

Lo ha contado él mismo en instagram:

«Estoy encantado de ser embajador de la F1. Esta mañana la FOA (Formula One Administration) ha emitido el siguiente comunicado: «Flavio Briatore, en su calidad de embajador de la Fórmula 1 desde hace mucho tiempo, continuará apoyándonos en la construcción de nuestras relaciones con los promotores y socios existentes y potenciales, y desarrollará colaboraciones de entretenimiento comercial a medida que continuamos haciendo crecer este increíble deporte». Me complace y me honra poder continuar apoyando el desarrollo comercial y de entretenimiento de la F1, el deporte que amo y que ha sido una parte tan importante de mi vida profesional».

Aunque a efectos prácticos no queda claro del todo lo que hará, Briatore tiene experiencia notable en la expansión comercial de marcas. En los años 80, ese fue el rol exacto que le encargó Luciano Benetton, fundador de la firma de moda, para Estados Unidos. El italiano fue el encargado de introducirla en el competitivo mercado estadounidense y en apenas unos años lo hizo con éxito.

De ahí pasó a dirigir la escudería con el mismo nombre, y se quedó en la F1 hasta que hace una década, cuando fue vetado de la competición por pedirle a Nelsinho Piquet que se estrellara en el GP de Singapur 2008: el famoso ‘crashgate’. Poco a poco ha ido recuperando su relación con el ‘Gran Circo’, hasta el punto de que su nombre sonó con fuerza para sustituir a Alain Prost como embajador de Alpine, pero ha sido finalmente de la propia competición.