FOTO: Retiran una pintura religiosa de una catedral italiana al descubrirse en ella los rostros del cura local y de un hombre de negocios

FOTO: Retiran una pintura religiosa de una catedral italiana al descubrirse en ella los rostros del cura local y de un hombre de negocios

El lienzo, de 260 cm x 161 cm, fue desvelado durante una solemne ceremonia en presencia de las más altas autoridades civiles y religiosas locales.

En la catedral de la localidad italiana Canosa di Puglia se ha desatado la polémica luego de que fuera colgado en sus paredes un enorme lienzo religioso que mostraba los rostros de un hombre de negocios y del cura de la propia iglesia.

Bajo las imágenes del patrón San Sabino y su amigo San Benedetto se veía el rostro parcialmente cubierto por una mascarilla (guiño a la actual pandemia de covid-19) de Sergio Fontana, presidente de la Fundación Arqueológica Canosina, que financió la obra titulada ‘Savinus vir dei’, encargada al artista Giuseppe Antonio Lomuscio.

El lienzo, de 260 cm x 161 cm, fue desvelado el pasado 9 de febrero durante una solemne ceremonia en presencia de las más altas autoridades civiles y religiosas, incluido el propio Fontana.

Sin embargo, la polémica entre el público no tardó en desatarse, por lo que el artista se vio obligado a explicar lo ocurrido.

«Reivindico plena autonomía en mis elecciones interpretativas», dijo Lomuscio, citado por los medios locales. «Algunos sujetos, no necesariamente santos, representan el mundo secular y religioso, pasado y presente».

El pintor reconoció que, durante el proceso de creación de su obra, Fontana y el párroco de la catedral, Felice Bacco, le pidieron «expresamente» que no los retratara.  

«Quiero aclarar que la elección de todos los temas representados en la composición es el resultado de una interpretación artística libre dictada por la necesidad de contar la historia de la devoción a los santos Sabino y Benedetto», agregó Lomuscio.

No obstante, sus justificaciones no fueron suficientes. El lienzo fue removido de la catedral después de dos días y le fue devuelto al artista, quien «manifestó su disposición a revisar la obra».

El alcalde de la localidad, Roberto Morra, recordó que la pintura le costó a la Fundación más de 22.700 dólares y que «el dinero público debe ser utilizado para la consecución de los fines estatutarios propios de la entidad, evitando dejar lugar a las autocelebraciones».