Iberdrola obtuvo unas ganancias récord de 3.885 millones y Galán advierte que intervenir el mercado no funciona

Iberdrola obtuvo unas ganancias récord de 3.885 millones y Galán advierte que intervenir el mercado no funciona

Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 3.885 millones de euros en 2021, lo que supone a la vez un récord y un incremento del 8% respecto al ejercicio anterior. Además, también significa que la compañía superó los objetivos que se había marcado para el año. El ejercicio se vio marcado por la crisis energética e Ignacio Galán advirtió que las intervenciones no funcionan.

Según explica la empresa en una nota de prensa, el resultado se debió al «buen comportamiento operativo en Estados Unidos y Brasil». «Gracias a la nueva capacidad instalada, el mayor peso de los activos regulados de redes y la fortaleza financiera», continúa la firma, logró superar la meta fijada de 3.800 millones. «De no haber mantenido la política de precios fijos a sus clientes este beneficio se hubiera incrementado sustancialmente», apuntan.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo superó los 12.000 millones de euros el año pasado. Es decir, experimentó un crecimiento del 20% respecto al ejercicio de 2020, en este caso impulsado por las redes y la generación renovable, pero también «el esfuerzo inversor y la evolución operativa». Con esta cifra, la compañía adelanta un año su estimación de beneficio bruto prevista para 2022.

De hecho, durante este año el grupo dirigido por Ignacio Sánchez Galán espera conseguir un beneficio situado entre los 4.000 y los 4.200 millones de euros.

Iberdrola también registró un récord en inversiones realizadas en 2021: alcanzaron los 9.940 millones, un 3% más que el año anterior. La gran mayoría de ellas (el 90% del total) se destinaron al desarrollo de nueva capacidad renovable (44% de este porcentaje) y a redes inteligentes (45%), con Estados Unidos (28% y 2.736 millones de euros) y España (24% y 2.386 millones) como mercados favoritos.

Ignacio Galán consideró que la aceleración de las inversiones permite al grupo «crecer a un ritmo superior al previsto». «Estos resultados reflejan el éxito de un modelo sostenible y nos animan a seguir trabajando hacia una economía baja en carbono», añadió.

El directivo también quiso contextualizar estos resultados durante la conferencia de analistas. Así, según explicó, llegan en un momento en el que tanto España como Reino Unido se ven afectadas por los altos precios mayoristas de la electricidad. Estos, advirtió Galán, no se pueden combatir con «intervenciones», en referencia a las medidas tomadas por el Gobierno para atenuar la subida de la luz.

En este sentido, Galán apuntó que las intervenciones en el mercado pueden tener «efectos indeseables» y recordó que, cuando ese tipo de medidas no funcionan, no se benefician ni las empresas, ni los clientes ni los contribuyentes, que tienen que afrontar el coste. Por lo tanto, en opinión del presidente de Iberdrola, este tipo de herramientas terminan perjudicando tanto a clientes, como a empresas y ciudadanos. En cualquier caso, el crecimiento en Estados Unidos y Brasil compensó la reducción de márgenes en el negocio de generación. La eléctrica señaló que, de no haber mantenido la política de precios fijos a sus clientes, su beneficio se hubiera incrementado sustancialmente.

«Nunca hemos estado vendiendo nuestra energía a los precios ‘pool'», explicó Galán, especialmente en España. Al contrario, destacó que se ha mantenido una política de precios fijos a los clientes, pese a que se ha visto obligado a comprar en el mercado a precios elevados.

Las acciones de Iberdrola subieron durante el miércoles un 1,3% tras la presentación de los resultados. Al cierre de la bolsa, los títulos ganaron 12 céntimos de euro hasta llegar a los 9,344, según recoge Efe. Durante la jornada llegaron a subir casi el 3,4%.