Indra anuncia una nueva junta de accionistas para intentar reparar ante la CNMV el daño del asalto del Gobierno

Indra anuncia una nueva junta de accionistas para intentar reparar ante la CNMV el daño del asalto del Gobierno

Nuevo episodio en el culebrón de Indra que evidencia el daño provocado por el asalto gubernamental a su cúpula. La empresa del Ibex se ha visto obligada a anunciar sin fecha que convocará una nueva junta de accionistas extraordinaria para intentar reparar los estragos de la del pasado día 23 de junio que acabó con la destitución por sorpresa de la mayoría de los consejeros independientes opuestos al Gobierno.

Según un comunicado oficial a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la decisión para «consolidar la recomposición de su gobernanza con el objetivo de maximizar su cumplimiento de las mejores prácticas de Gobierno Corporativo». «Entre las medidas adoptadas se incluye el acuerdo para que las propuestas de designación de los nuevos consejeros se sometan a una Junta General Extraordinaria de Accionistas, que se convocará una vez haya finalizado el proceso de selección de consejeros independientes».

Esta medida era necesaria, según fuentes jurídicas próximas a la coalición gubernamental que tiene el control de Indra, porque la junta ordinaria acabó con un consejo de administración de nueve miembros sin apenas hueco para los consejeros independientes. Se trata de un atentado a los usos de las compañías cotizadas que había que corregir cuanto antes. El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, calificó lo sucedido de «llamativo y preocupante» por el destrozo que suponía para el Código de Buen Gobierno, que establece que al menos la mitad de consejeros deben ser independientes.

El presidente de Indra, Marc Murtra, intentó resolver el problema el pasado día 28 comprometiéndose a meter nuevos consejeros independientes de modo que terminen siendo al menos la mitad de la nueva cúpula, pero el problema es que no había base legal para ello, porque la última junta de accionistas no permite actualmente que el consejero supere los nueve miembros.

La solución es convocar una nueva junta que la coalición gubernamental formada por la Sepi, el brazo del Gobierno, el grupo vasco Sapa y Joseph Oughourlian, presidente del grupo Prisa y el fondo Amber, espera dominar para que entren los nuevos consejeros que consideren aceptables.

«En esta misma Junta Extraordinaria se votará fijar el número de consejeros en catorce, de los cuales al menos la mitad serán independientes; de este modo, la nueva estructura cumplirá la recomendación 17 del Código de buen gobierno de las sociedades cotizadas», afirma Indra en su intento de calmar a la CNNV, que investiga si debe obligar a la Sepi a lanzar una OPA sobre Indra por concertación con otros accionistas para tomar el control.

El propio Murtra insiste que renuncia a su voto de calidad y en que no será, al menos por ahora, presidente ejecutivo, que sería otro síntoma de toma de control de la coalición. «Esta medida se reforzará con el sometimiento a la aprobación de la Junta de la supresión de la previsión sobre el voto dirimente del presidente del Consejo contenida en el artículo 24 de los Estatutos Sociales, que se eliminará también del Reglamento del Consejo de Administración», explica al respecto el comunicado.

Indra quiere dar la mayor apariencia de que los nuevos consejeros no serán políticos y asegura que «el Consejo ha contratado a Korn Ferry como consultora especializada para que asesore a la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo en el proceso de selección de consejeros independientes, proceso que será liderado por los actuales consejeros independientes». «Korn Ferry es una firma internacional de servicios profesionales especializada en consultoría de talento y organización», añade Indra.